miércoles, 22 de marzo de 2017

Ausentes proyecto escénico… ¡Hablan sus protagonistas!



¿Existe alguna relación entre los temas planteados por la obra y los desastres acaecidos recientemente en diferentes regiones del país?Alberick García, Alejandra Guerra, Andrea Fernández, Melvin Quijada, Ricardo Delgado, Yolanda Rojas, nos cuentan sus percepciones al respecto.



Temas como la desigualdad, el manejo del poder, los intereses y las causas de los conflictos sociales en el Perú, forman parte de la trama de Ausentes proyecto escénico, producido por la Especialidad de Creación y Producción Escénica de la Facultad de Artes Escénicas de la PUCP y el Centro Cultural PUCP. La puesta en escena literalmente coloca al espectador en medio del enfrentamiento entre una población que protesta contra la implementación de un proyecto minero en su localidad y el Estado, causando la muerte de policías y civiles.

¿Quién es responsable por estas muertes? ¿Pudieron evitarse? Ausentes proyecto escénico propone esta  experiencia artística como un espacio de intercambio y diálogo sobre las causas de la violencia que se produce en los conflictos sociales en nuestro país, en los que se fuerza a que diversos ciudadanos, civiles que velan por sus intereses y policías que siguen órdenes, se enfrenten, muchas veces, causando sus muertes.

Dirigido por  Rodrigo Benza, Ausentes proyecto escénico cuenta con la participación de los actores Alberick García, Alejandra Guerra, Andrea Fernández, Melvin Quijada, Ricardo Delgado, Yolanda Rojas y alumnos de la Facultad de Artes Escénicas de la PUCP.
Al respecto Lima en Escena charla con los protagonistas.

Alejandra Guerra:


Ausentes es una obra cuya vigencia dialoga y se compenetra con coyunturas distintas. El proyecto se estrenó durante las elecciones pasadas y nos hablaba de conflictos sociales referidos al tema minero, la corrupción en el estado y el congreso, entre otros puntos. La obra funciona como un espejo para vernos reflejados. Precisamente este reestreno coincidió con todos los sucesos de desgracia por los cuales está pasando nuestro país y cuando fenómenos como estos afectan al Perú despertamos porque no tenemos una perspectiva integral de lo que ocurre con el Perú.  Ausentes de una manera o de otra toca estos puntos. 

El montaje es absolutamente necesario porque siempre nos dice algo. Más allá del aspecto teatral, Ausentes es una herramienta de concientización y sensibilización para reflexionar sobre la conservación del medio ambiente, hablar de la solidaridad con el otro. La obra además nos ayuda a profundizar sobre las identidades de los peruanos. Nos confronta. Ausentes pone incomodo al público porque lo incorpora en el nivel de los conflictos. Esa incomodidad es buena también.

Alberick García


El proyecto Ausentes toca muchas aristas que tenemos como pueblo y como nación. Temas no resueltos que debemos resolver. Aún no nos reconocemos como una sola nación. Somos tan diversos a propósito de nuestras geografías y necesidades. Esta disparidad nos distancia. Los que viven en la ciudad tienen necesidades totalmente diferentes a los que viven fuera de la capital. Toda esta penosa situación que vive el país a propósito del fenómeno del niño costero es un motivo de peso para reflexionar sobre el cuidado del agua y nuestro sistema ecológico. Los pobladores de distintas regiones reiteradas veces nos han dicho que el agua es importante. ¿Los hemos escuchado? ¡No! 

Máxima nos alertó sobre este tema múltiples veces. Ella es un referente para nosotros… Justamente Ausentes recupera problemáticas que están en discordancia como el papel del congreso en nuestra sociedad, el estado, la población, los policías, los políticos, los empresarios, las viudas, Máxima Acuña y reflexiona al respecto. No se trata de ver a todos estos grupos como los buenos o los malos. No. El tema es reconocernos como hermanos. No debe quedar ni un solo ausente. Cada uno de nosotros formamos parte de esta nación. Cada uno de nosotros podemos hacer un Perú grande.    

Andrea Fernández

El proyecto Ausentes nos habla de la importancia y atención que le debemos dar a los recursos naturales. Nuestro país posee un vasto y rico ecosistema el cual se muestra agresivo a través de los desbordes de ríos y huaicos ocasionados por el fenómeno del niño. Justamente la obra nos invita a pensar al respecto. ¿De qué manera? Sencillamente proponiendo que las cosas tiene que tener un equilibrio. Si el Estado no puede encontrar un equilibrio entre las empresas privadas y su relación con nuestros recursos naturales, nuestro ecosistema, entonces estamos ausentes como bien lo expresa la puesta en escena. Todo este mal momento que pasa nuestro país nos exige a darnos contra la pared. Hace poco Máxima Acuña dijo que la naturaleza le dice a Lima: “el agua vale más que el oro”. 

Por un segundo debemos pensar que la población o nuestras comunidades pueden vivir sin oro, sin embargo, no pueden vivir sin agua. No solo el estado tiene que regular a las empresas privadas para cuidar nuestro medio ambiente. Nosotros debemos ser más responsables con nuestra naturaleza. El proyecto Ausentes nos habla de manera enérgica como también lo hace en estos momentos la naturaleza. Justamente este punto de coincidencia nos obliga a preguntarnos qué estamos haciendo con nuestro país.

Ricardo Delgado


El reestreno de Ausentes es importante porque necesitábamos llegar a un público más amplio y diverso. Reponerla en la Casa Yuyachkani en donde se conjuga bien una serie de elementos ayuda a que la obra nos confronte con un público diferente. Lamentablemente su reestreno coincidió con toda esta situación de desastres que vive el Perú. 

No se trata sencillamente de la furia de la naturaleza o de la furia de Dios. Es un tema que tiene que ver con nuestra responsabilidad y relación con la naturaleza, el agua, nuestro medio ambiente. Tanto las autoridades como la población no le damos un buen trato a todo lo que representa nuestro medio ambiente. Ausentes propone que la lucha no es de los políticos sino de cada uno de nosotros. Cada ciudadano tiene que aprender a cuidar la naturaleza, a dar la mano, a ser solidario ante la desgracia del otro. Podríamos aprovechar este momento para pensar, para reflexionar sobre qué papel hacemos en una país tan golpeado como el nuestro. 

Yolanda Rojas


Nosotros no elegimos reponer la obra justo en esta coyuntura, sin embargo nos recuerda cómo iniciamos este proyecto. El teatro es una vía de comunicación contundente. Es nuestra lucha. Es nuestro granito de arena para la reflexión sobre hechos que nos afectan. El teatro no solo es una representación. En cada función se hace más fuerte, más activo, más vivo porque los temas que se plantean no solo se quedan en el escenario. 

Hace exactamente un año estábamos en el centro de Lima previo a las elecciones presidenciales. Era una situación distinta a todo lo que el país pasa ahora pero también era necesario decir todo lo que expresamos en la obra.  Ausentes es un proyecto, un motivo, una excusa para poder ver cómo se maneja las diferentes aristas de poder que rodean a una problemática como la que esta sucediendo en estos momentos en el Perú y la que te plantea también la obra.

Melvin Quijada


El proyecto Ausentes, es una obra que te habla de diversos conflictos sociales que suceden en un país y se repiten de manera recurrente en toda la nación. Al tema de la minería ahora se suma el del agua. Hasta el momento los peruanos no tomamos conciencia de la preservación y respeto a nuestra naturaleza. Los pueblos no se solidarizan entre sí. Los ciudadanos de Lima no se identifican con las problemáticas sociales de otras regiones. A propósito de los desastres ocurridos en diversos puntos del país, el gobierno culpa a los pobladores. Estamos ante un estado ingrato.

 La solidaridad con el poblador golpeado no es efectiva. En la capital los ciudadanos se preocupan más por la falta de agua en sus casas y se pelean por conseguir más, sin embargo, no observan de manera solidaria a las miles de personas afectadas por las lluvias y los huaicos. No se detienen ni un instante a pensar que sus hermanos lo han perdido todo. Ausentes nos propone reconocernos mutuamente. Reconocer al otro, solidarizarnos con el otro, ayudar al otro.  



Temporada: hasta el 27 de marzo
Horario: De jueves a lunes a las 8:30 p.m.
Lugar: Casa Yuyachkani
Dirección: Jr. Tacna 363. Magdalena del Mar.
Entrada general: s/. 40.00 soles
Estudiantes y jubilados: s/. 30.00 soles
Comunidad PUCP: s/. 20.00 soles (incluye alumnos y administrativos)
Venta de entradas: Teleticket y la boletería del Centro Cultural PUCP




martes, 21 de marzo de 2017

Colón contra Colón de Sergio Arrau en sus últimas funciones


  La historia del famoso navegante jamás contado.


En el marco de la celebración por el Día Mundial del Teatro se presenta la obra Colón Contra Colón del reconocido dramaturgo Sergio Arrau en Casa EspacioLibre de Barranco. Unipersonal se estrena a nivel mundial con la colaboración de Apoyo Teatro y Phisi Producciones. 

El 2016 se presentó un fragmento para el proyecto final del Taller de Dirección “Gramática del Primer Espectador” a cargo de Diego La Hoz. Ahora, un año después, vuelve a presentarse en el mismo lugar donde nació, pero esta vez nos narra la travesía completa del gran navegante.

“Primero trabajamos el vínculo de empatía para luego consensuar acuerdos que nos permitan confrontar la complejidad del texto. Y, de ese modo, motivar el espíritu creador del actor. Ha sido un proceso muy enriquecedor y esperamos que este trabajo vuele muy lejos”, nos cuenta Jhon Arhuata, director de la puesta en escena.


Cristóbal Colón, un marinero con ansias de riqueza, poder y trascendencia, descubre una ruta distinta para llegar a las Indias. Ruta que "solo él y nadie más conoce" y que además permitirá traer riquezas a la vieja y devastada Europa. El almirante de la mar océano nos narra en un elocuente unipersonal, su travesía por distintos lugares, tierras y complicadas situaciones que pondrán a Colón en una lucha interna con el peor de sus enemigos: él mismo.

El actor Johann Allpas comenta: “El proceso ha sido muy físico. Hemos trabajado como mucho detalle la parte corporal y vocal para tratar de darles a los diferentes personajes una distinción particular. Ha sido como volver a las raíces de cuando éramos estudiantes de teatro.”

Colón Contra Colón es interpretada por Johann Allpas bajo la dirección de Jhon Arhuata. Se presenta este viernes 24 y sábado 25 a las 9pm y el domingo 26 a las 7pm. Casa EspacioLibre queda en Av. Bolognesi 802 – A / Barranco (Alt. Estación Balta del Metropolitano) La entrada es libre y la salida solidaria. Reservas a espaciolibreteatro@gmail.com o al 247-6346.




lunes, 20 de marzo de 2017

Ensad y Winaray presentan: “Somos libres”


Algunas veces percibimos una realidad demasiado retocada por las perspectivas que los medios nos dan. Sin embargo, redescubrirla a través del lado más crudo y humanizado nos llega a estremecer y muchas veces hasta asustar…


Cinco personajes con identidades dispares conviven en una enfermiza simbiosis y tratan de buscar la mejor forma de obtener la libertad. “Somos libres”, es el nombre de la inquietante obra teatral que presenta la Escuela Nacional Superior de Arte Dramático (Ensad), en coproducción con la Asociación Cultural Winaray.

La pieza se estrena este lunes 27 a las 8 de la noche en la Sala Ensad. Escrita y dirigida por Cristian Lévano, la puesta en escena cuenta con la participación de los actores: Henry Sotomayor, Gabriela Chero, Sergio Ota, Yuri Cárdenas, Juan Gerardo Delgado y Kelly Carrillo.

“Somos libres”, nos ofrece esa mirada a un sistema que viene reinando en nuestra sociedad y al cual parecemos ver como “normal”, cuando realmente es un círculo vicioso de locura del poder. La historia transcurre en una precaria vivienda que abarca pocos metros.

Ahí, éstas cinco personas viven sin salir por voluntad propia desde hace varios años y han decidido que cada año uno debe morir para encontrar su propia libertad. Así, ya van muriendo diez, pero el problema es que ya nadie más quiere morir. ¿Tienen miedo o entraron en razón?

La Sala Ensad continúa impulsando su ciclo de temporadas profesionales. “Somos libres” es la primera puesta de las cuatro que la Ensad presentará durante el 2017, en coproducción con grupos de teatro conformados  en su gran mayoría por egresados de esa institución.
  
Sobre Cristian Lévano


Es actor egresado de la Escuela Nacional Superior de Arte Dramático (Ensad), y funda la Asociación Cultural Winaray; escribe, estrena y dirige 6 de sus obras en los años continuos a la fundación. Entre las más destacadas la primera: “¿Qué hiciste Diego Díaz?”

Ha representado al Perú en festivales internacionales en Ecuador, Chile y Colombia. Ha participado en miniseries para “Del Barrio Producciones”, escribió y dirigió la exitosa obra musical “Mi amor, el wachiman” para la misma productora.

Escribió y dirigió el cortometraje “Los 4 jinetes del eucalipto” participando en el 19 ° Festival de Cine de Lima. Ha actuado en diversas obras de teatro: “Tus amigos nunca te harían daño” (2014) con el que obtuvo el premio de Oficio Critico a “Mejor actor de reparto en la categoría comedia o musical” el 2014.

Asimismo, participó en “Los dos hidalgos de Verona”. En  teatro familiar estuvo en “Los hermanos y el duende Zafir”,  “Un cuento de cuentos”. Actualmente, en el ámbito teatral viene preparando la reposición de “Me toca ser el nene esta noche” y “¿Qué hiciste Diego Díaz?”.


“Somos libres”, se presenta del 27 de marzo al 18 de mayo  de 2017, de lunes a jueves a las 8 de la noche, en la Sala Ensad, ubicada en el Parque de la Exposición Ingreso por la puerta principal entre las avenidas 28 de Julio y Petit Thouars - Lima. Las entradas están a la venta a 20 soles (general) y 10 soles (estudiante) en Atrápalo y en la boletería del teatro. Apta para mayores de 14  años.



“Rosa Chumbe” se estrena este 08 de junio en Lima


Opera prima Jonatan Relayze ganó en la categoría mejor película peruana en el Festival de Cine de Lima el 2015


Con el lanzamiento de un nuevo tráiler, la esperada película peruana “Rosa Chumbe” confirma su estreno definitivo para el 08 de junio en Lima y algunas provincias. Protagonizada por Liliana Trujillo y Cindy Díaz, con la participación especial del Gordo Cassaretto y Daysi Ontaneda, llega a las salas locales con excelentes comentarios y premios internacionales luego de presentarse en diversos festivales alrededor del mundo.


“Rosa Chumbe”, ganadora a mejor película peruana en el Festival de Cine de Lima en el 2015, y ópera prima del joven y talentoso director Jonatan Relayze,  ha sido elogiada tanto por sus grandes actuaciones como por su conmovedora historia al mostrar una Lima en la que se cruzan la decepción, la esperanza y la fe. A través de la vida cotidiana de una sencilla mujer, describe cómo a veces la vida nos pone a prueba de cara a una realidad adversa.

En la película, Liliana Trujillo interpreta a Rosa Chumbe, una mujer policía cuya rutinaria existencia da un giro inesperado cuando su joven y única hija, Sheyla, encarnada por Cindy Díaz, le roba sus pocos ahorros y se va de la casa dejando abandonado a su pequeño hijo.

Sola, decepcionada de la vida y con un nieto a su cargo, Rosa se ve en un callejón sin salida. Cuidar al niño le hace recuperar el amor maternal y la esperanza, pero, otro suceso sorpresivo la llevará a abrazar su fe.




domingo, 19 de marzo de 2017

Trenza tu poema en mi voz… La importancia de Leer y ser leída


Original velada poética permitió que cada poeta participante realice la lectura de dos de sus poemas y uno de su compañera presente



Con ocasión de las celebraciones por el mes de la mujer, hace unos días, la poeta, gestora y activista cultural Becky Urbina y su portal de difusión de poesía contemporánea La vida es cierta, organizaron la velada literaria “Trenza. Tu poema en mi voz”, jornada poética en donde se dieron cita las autoras Alessandra Tenorio, Gloria Portugal, Karina Valcárcel, Juliane Angeles, July Solís, Becky Urbina,  Teresa Cabrera y Victoria Guerrero, quienes como una manera de entrelazar sus diversas voces líricas al estilo de una trenza, realizaron la lectura de dos poemas de su autoría y uno de una de las autoras presentes. Justamente de aquella celebración poética les ofrecemos el siguiente especial. 


Alessandra Tenorio

Para José Watanabe

Pepe, para mí el amor también es un bloque de hielo
derritiéndose entre mis manos.
He seguido tu consejo, he amado rápido,
corriendo con la potencia de un tren-bala
para alcanzar todas las estaciones.
Te confieso un secreto: 
Tengo miedo de los días de sol.
Hacen que mi corazón se agite con la
potencia de un campo lleno de tulipanes.

Siempre recuerdo tu consejo:
“No se puede amar lo que tan rápido fuga”. 
Amar rápido es bello, pero puede ser perverso.
Entonces, Pepe, ¿estaré condenada 
a perder todos los trenes?, ¿a extraviarme 
sola en campos de flores amarillas?
Porque para mí, el amor ha sido siempre esta 
carrera en la que nadie puede seguirme.
Amo rápido, y por eso me encuentro presa 
de la ingenua alegría de los maratonistas que 
llegan sin compañía a la meta. 

Amar rápido puede ser perverso, Pepe,
pero no conozco otra forma de 
enfrentarme a la vida  yo también.



Trenzó con Juliane Ángeles Hernández y su poema “Te nombro”

Digo que eres amor
porque tu amor es suficiente
en mi cuerpo libre
en mis entrañas gástricas
irremediables y ruidosas
como el tránsito de Lima.

Digo que eres amor
porque tu amor me deja libre
anfibia como un pez
ondulada como una serpiente
para quedarme contigo, a la primera
como hacen los pingüinos.

Digo que eres amor
porque te he guardado así.

Juliane Angeles Hernández

Poema perdido (Inédito) 

He rescatado algunas palabras que mi poesía perdió en batalla:
acompáñame felicidad primavera
Ahora sé que una niña 
no se hace mujer fuerte
solo con palabras fuertes
mi voz ha de hacerse tos
mi tos ha de hacerse poesía
¿Cuántas palabras han de habérseme caído 
antes de escribir felicidad por primera vez en un poema?


Trenzó con Karina Valcárcel y su poema “Genuflexión” 

Abrirán tu corazón con una piedra,
eso no tendrá nada de raro
lo peculiar del asunto
estará
en la redondez del objeto
con el que crearán el surco/ la llave esférica de una puerta que no existe
pero que fuerzan
y la que allanan
en la pampa dura de tu pecho.

Abrirán tu corazón
y dejarán entrar a todos los soldados
sedientos, secarán de dulzura
tu aorta,
escupirán el agrio bagazo
 45 en los pisos ventriculares,
orinarán y reirán y serán idiotas pero felices
abrirán tu corazón
con esa grata y boba expectativa que generan los estrenos
y tu corazón
no será otra cosa que una piedra más,
redonda/como aquella con la que forzaron la entrada
y el roce
producirá
la habitual chispa
o una luz
o una llama
o un incendio
o un desastre natural

e incontrolable.


Karina Valcárcel

Margaritas 

Ocho Margaritas Presidente son mejores que doce botellas de cerveza. El
Margarita te embriaga con gracia, sin embotamiento y sin tristeza somnífera.
La sal petrificada en el borde de la copa y la moneda de limón picado son distractores eficaces para contar una historia de dolor sin derramar
una sola lágrima.

Por la mañana eres una niña que domina el arte de saltar sogas y rayuelas,
no importa que sea sábado, que luego vendrá el domingo, el lunes y
el resto de la semana. El resto de la vida. Todo es una margarita que se
deshoja y nos deja calvos de respuestas. No importa si te quiere o no te
quiere porque los juegos que condicionan el amor a opciones bivalentes
son una pérdida de tiempo y energía.

No importa si fuiste como todos, un insecto atraído por la luz de un
mediocre foco esperando sea el sol más abrasador, igual tu destino era
morir chamuscado por una alegría que se acaba.

Si la teoría empedocleana reinterpretada por Ribeyro dice que prendemos
cigarrillos para estar en contacto con el fuego, ahora —pienso yo—
que la única forma verdadera de experimentar la fusión totalizadora con
el elemento más peligroso es indudablemente enamorarse. Así hemos de
vivir siempre, caminando derechito hacia la boca del volcán. Algunos
lo haremos con la esperanza de que ese cráter que expele fumarolas sea
en verdad aquel camino maravilloso hacia el centro de la tierra, por más
duro que sea el tránsito, por más que al principio queramos retroceder.
Recuerda que al final estarán los dinosaurios y otras tierras novedosas
soñadas por Verne, donde quizá manen de los tallos de las flores deliciosas
cantidades de Margarita Presidente.


Trenzó con July Solís Mendoza y su poema “Mercado”

Y dar el pescado sin las branquias
cortar la cabeza
o quitar el espinazo donde sujetarnos
sería una pena más

El dolor descargándose en las alas muertas
y en la balanza tramposa
las patitas estiradas
alcanzando su última madrugada 

Pagar un precio justo es el gran dilema:
todos los animales gritando en tu monedero
y ese sol cincuenta que regresa a casa
se avergüenza en sus dos caras de tu huida

¿Alguna vez alguien pagará esta voz que sobrevive?
este nervio mordido que tragaste 
esta sangre estancada en tu mal aliento
o estos huesos que entierran los perros.


July Solís Mendoza


Oficio
Cojo un papel
y empiezo a rebanar la carne
soy yo quien bifurca los dedos
escogiendo gramo a gramo
una célula madre una célula hija
arteria henchida para un solo golpe
¡Saz!
Desenvainar el cuerpo/ filetearlo
quitarnos las plumas que de nada nos sirven
más que para limpiar las blancas baldosas
en la espera del buen precio
Y todavía pienso en mi entrepierna
o menudencias donde cercenar (me)
Es necesario
que todo salga de las tripas
ya que este oficio demanda
mucha sangre
sí, mucha sangre
Pero no desesperes
soy yo quien bifurca los dedos
y rebana la carne
Mañana
¿Quién llenará esta hambrienta hoja?


Trenzó con Gloria Portugal y su poema “Mañana” 

Mañana será un día distinto
me levantaré con el canto de los gallos
abrazaré a mis hijos
saludaré a mis vecinos
iré a correr
comeré sano
regaré las plantas
miraré al cielo
iré en micro al trabajo     no en taxi
llamaré a mi madre 
escribiré esa carta
haré las paces con mi hermano
no olvidaré decirle a mi esposo cuánto lo quiero

Pero si mañana es otro día corriente y anodino
escribiré otro poema

y postergaré todo de nuevo

Gloria Portugal

Volveré mañana (Inédito) 

El sol
siempre puntual como la decrepitud
o un tiburón
nos deja en tinieblas.

El ocaso
es un viejo día que expira
en brazos del gran mar
o de un humilde cerro.

Pero el sol no muere,
solo se marcha lánguidamente
y en las rojizas nubes del crepúsculo
parece dejar escrita una promesa
que jamás incumple:
“Volveré mañana”.


Trenzó con Rebeca Urbina y su poema “Parque Kennedy”

Leía a solas en una banca del parque y sentí que alguien se acercaba.
Apenas levanté la mirada, ya estaba a mi lado.
Un gato con larga cola a rayas y mirada desafiante.

Había muchas personas en el parque leyendo, dibujando, riendo, pero me eligió a mí.
Había muchos gatos en el parque, retozando, durmiendo, maullando, pero entre todos
lo escogería a él.

Los primeros minutos se mostró receloso, daba pequeños pasos por la banca, ojeaba mi libro como si no le interesara, se erizaba en señal de alerta.
Poco después empezó a acurrucarse en mis piernas, a lamer mis codos y hasta a rascarse con desesperación, tirándome encima sus pulgas. No lo regañé, si aceptaba sus ojos hipnotizantes, también aceptaba sus plagas.

Intercalaba la lectura de mi libro con los planes a corto plazo: Cómo convencería a mi madre para que lo acepte en casa, en qué parte de mi cuarto podría dormir, si le gustaría más la leche entera o la descremada.

De pronto sentí frío y volteé a acariciarlo. El bellaco ya no estaba ahí. Me había abandonado con imperceptible frialdad. A lo lejos lo vi contornearse seduciendo
a su próxima víctima.

Veleidosos son los gatos y sus apegos, pero siempre habrá suficientes en el parque.

Becky Urbina

Borrón y cuenta nueva

La primera vez que me llamaste inútil
tuve que contar ovejas para poder quedar dormida. 
Reinicié la cuenta tres veces como buena para nada. 

Las ovejas se burlaban de mí al son de sus balidos. 

La inútil del ojo morado. La inútil de la nariz roja. 
La inútil que tartamudea hasta al contar en la mente. 
La oveja número 576, cansada de reír, me dejó acariciar su lana 
y soñé con ella brincando en la sala mientras yo recogía sus pelusas. 

La segunda vez que me llamaste inútil, 
tuve que contarle al padre que pequé 
de malos pensamientos. A veces es difícil 
mantener la mente limpia con la cabeza rota. 
Dieciséis padrenuestros y veinte avemarías 
me bastaron para redimirme y quedar dormida. 
Soñé con un frasco de lejía 
derramándose en el piso mientras 
yo intentaba secarlo. 

La última vez que me llamaste inútil 
tuve que contar aviones con los ojos cerrados. 
Bastaron diecinueve para lograr abrir el ojo izquierdo. 
Veintiséis para respirar por la nariz. Treinta y siete 
para abordar. Mi vuelo es el 2579. Empiezo a contar nubes. 
Ya habrá tiempo para soñar.


Trenzó con Teresa Cabrera y su poema “edificios”

para no perder el equilibrio resopla
y mueve la cabeza de un lado a otro deslizando
algunas mechas de pelo
sobre cabezas hombros caras aturdidas
de sueño de gula
de una tarde de calor húmedo hollín

hacia la calle
ve las sucias rendijas las ventanas de aluminio
los edificios los ve terminados y
sueña con la mayólica de un baño reluciente, blanco
sueña con toallas esponjosas y un niño mimado
| bien alimentado que le sonríe
sueña con un estante alto lleno de recuerdos de viajes
de los que volverá melancólica algo subida de peso
con la conciencia de haber engañado a su marido
hará sonar el llavero
el cobrador la despierta del ensueño

para no perder el equilibrio o la razón
la chica sonríe aprieta contra su cuerpo sus libros
su paquete su táper envuelto en una bolsa de plástico
y abre la ventana
y el olor de su pelo lavado nos inunda
nos atrae hacia el sueño

los obreros sentados en el pasto bostezan
| escarban sus mochilas
pero ella no les sonríe
cuando se vaya a vivir al edificio
no habrá pica pica serpentinas ni los hijos de los vecinos
correrán dentro de la casa ni vendrá la parentela
ni habrá flores pudriéndose en una botella de plástico
| verde en el umbral

al tercer día
no se sellará la tarde
con el convite de los animales sacrificados
y el olor glorioso del cemento
se habrá desvanecido con esos hombres
por los que ella siente pena

se levantan todas las mañanas
para construirle este edificio
y ponen la radio escupen sudan gritan
ella los observa
y decide llevarlos a su sueño
para que sean limpios amables discretos
y aprieten botones en un tablero
limpien los pisos día y noche con paños
día y noche para que la defiendan
de la arena debajo de la puerta se deshagan
de la ruma de ladrillos que la espera
para que la defiendan de las galoneras
que las vecinas recortan y rellenan con flores

al menos un hombre fuerte animoso
que derribe esa casa inacabable

que la espere porque ha cruzado la ciudad entera
que la desvíe del camino
de la ruma de ladrillos
el alambre el cable el plástico el pozo
oscuro el último paradero
lejos
los edificios nuevos
el sueño
la ciudad.

Teresa Cabrera
el veneno

de este sueño no pude obtener ni un hilo de idioma
solo un desorden de los órganos del habla

palabras sin lenguaje

en el sueño hay un médico
que cree que sus libros hablarán a través de mi cuerpo
lo mismo un funcionario

en el formulario debía marcar 
qué partes de mi cuerpo no pertenecen al Estado

y la palabra, esa enfermedad que me han contagiado

en el mandato de solo consumir frutas y verduras bellas 
está el veneno de tu tiempo

una fruta que/te pregunta qué clase de monstruo es la belleza.


Trenzó con Victoria Guerrero y su poema “3-02”

Cogí la cabellera y la coloqué sobre la cabeza de una muñeca antigua
Mi hermana me veía hacer estas cosas No me decía nada
Solo me miraba piadosamente 

Pobre infeliz –decía la cabeza
La cabeza calva
La cabeza clava
La cabeza clara
La cabeza noche
La cabeza oscura
La cabeza peluda
La cabeza abierta al mundo
La cabeza sujeta en la palma de mi mano
La cabeza hermana 
La cabeza madre 
La cabeza hija
La cabeza niña
La cabeza luna
La cabeza sol
La cabeza estrella 
La cabeza planeta perdido en los hilos de dios
La cabeza galaxia del firmamento
La cabeza rapada
La cabeza rajada
La cabeza mutilada
La cabeza ojo de dios
La cabeza mi corazón
El corazón de la cabeza
El ojo del corazón de la cabeza de mi hermana
La hermana de la cabeza del corazón de mi madre
Hija Hija Hija
Ebria anda la cabeza
Ebria va y se divierte
Se envuelve en risas y llanto
Oh los lagrimosos cabellos se tienden en el zócalo
Se crispan buscando su raíz

¿Por qué nos arrojaste a un tacho de basura?

Victoria Guerrero Peirano

La casa roja

La casa roja es un poema:
Tuve un esposo que se fue a la guerra
Trajo cosas de ella 
Cosas antiguas de un saqueo
Entre ellas un libro de Anna 
Anna Ajmátova
Todo estaba en ruso
Él sabía ruso 
Era la época
Todos querían estar en la guerrilla 
Escribir poemas 
Hacer una película Irse a Moscú
Yo no hice ninguno
Bueno a veces escribía poemas
Pero me fui a los Estados Unidos
A Nueva Inglaterra
Con gran culpa después de todo

En las calles de mi juventud
Las paredes decían “Yankees go home”
Esa era la consigna
El inglés machacado a la fuerza
El francés fue mi lengua 
El uniforme gris de escuela mi traje de batalla
Y los sueños de la Comuna mi bandera

No hice la guerra
Ni aprendí ruso ni llegué a Moscú
Pero leí a Anna Ajmátova

Hablaban francés en San Petersburgo
Ciudad de derroche y refinamiento
Allí empezó la revolución
Allí me perdí con Roxana en la estación del metro
En camino a la casa de Dostoievski
(El alfabeto cirílico me mareaba)

La familia de Anna fue perseguida
Asesinado su esposo
Se pasaba horas al pie de la cárcel 
Para visitar a su hijo en Leningrado
Igual le pasó a Marina
Marina Tsvietáieva
Los hijos muertos 
El esposo deportado

Yo escribo ahora después de un siglo
La poesía ha muerto
Mi esposo ha muerto
Y la casa roja está llena de cosas
Objetos de vida & poesía 
Mi inglés es absurdo 

Y los dueños del mundo ya no nos temen


Trenzó con Alessandra Tenorio y su poema “Retrato” (Casa)

Mi madre deshoja la lechuga
inocente al paso de los días.
Mi papá lee el periódico
buscando buenas nuevas
y mi casa es un pequeño bunker
Ccontra bombas.
Con demasiados espejos mentirosos.
Con secretos bajo las losetas.
Mi casa es un altar para las almas
(por eso me persigno en las iglesias).
Mi abuelo tiene 99 años
ahora duerme
pero es un ciclón arrasa cosas.
Mi hermano ha crecido mucho
y es demasiado inteligente.
Mi casa,
donde siempre hay amigos y café
donde las paredes tienen micrófonos y audífonos
donde poner llave a la puerta es un pecado.
Mi casa,
D onde se escribe mi vida
en los espacios blancos.
Es tan chica
tan grande
y tan chica de nuevo
que puedo quedar atrapada
entre sus cuartos.
Y yo,
que a veces soy una sombra
encendiendo luces
para llegar a algún lado.