lunes, 24 de abril de 2017

Presentación del libro Materia Oscura del escritor Carlos Villacorta


El poemario reconstruye la memoria de la violencia que vivió y vive nuestra sociedad en el siglo XXI




El sello editorial independiente Intermezzotropical presenta el libro Materia Oscura del escritor Carlos Villacorta. La ceremonia de presentación se llevará a cabo este jueves 27 de abril a las 7:00 pm en la Librería del Fondo - Café-Galería (Calle Esperanza 275, Miraflores). Acompañan al autor los escritores Luis Fernando Chueca y Rossana Díaz Costa, quienes presentan el nuevo título. 

Materia Oscura, es el cuarto libro de poesía del autor publicado 10 años después de Ciudad Satélite y es, en alguna medida, una continuación. El poemario estructurado alrededor de la idea del viaje y de la figura de Odiseo, narra un viaje por el espacio actual de la postguerra, ya sea peruana o latinoamericana, y así, se reconstruye la memoria de la violencia que vivió y vive nuestra sociedad en el siglo XXI. 


Al mismo tiempo, el poemario lo rodea el concepto de la ‘materia oscura’, una materia desconocida que conformaría una gran parte de nuestro universo y cuya corporeidad está hecha del mismo material de los sueños y de la poesía.

Precisamente sobre Materia Oscura, el poeta Roger Santiváñez señala en el prólogo del libro: “La poesía conversacional depende del talento del poeta y puede ofrecer aún posibles y sagaces vías para una nueva poesía, como es el caso de Materia Oscura.” 

Sobre al autor

Carlos Villacorta Gonzáles es Profesor de Literatura Latinoamericana en University of Maine. Ha co-editado la Antología Binacional de Cuento / Poesía Perú-Ecuador 1998-2008 (Perú, 2009) y Los relojes se han roto: Antología de poesía peruana de los noventa (México, 2005). Ha publicado los poemarios el grito (2001), Tríptico (2003) y Ciudad Satélite (2007), así como la novela Alicia, esto es el capitalismo (2014). 

Sus poemas y cuentos han aparecido en inglés y francés en la antología Pulenta Pool- Peruvian poets in the United States (Hostos Review), Cutbank, Crítica. Revista de Cultura de la Universidad Autónoma de Puebla, Hiedra Magazine, Lectures d'ailleurs/ Tradabordo y Aurora Boreal. Actualmente, está terminando su primer libro de cuentos.









miércoles, 19 de abril de 2017

Fernando Espíritu: “El legado más terrible de la dictadura fujimorista fue el envilecimiento de la sociedad”



Autor del cuentario Hasta siempre, Yoda, título celebrado por la crítica local nos ofrece una retrospectiva de su cuentística




A lo largo de una década dedicado a la escritura, el escritor Fernando Espíritu ha publicado cuatro libros de cuentos: Hasta siempre, Yoda (Intermezzotropical- 2015), Te queda un poco de café (Mesa Redonda-2011), Qué saben los ajedrecistas de mujeres (2004) y Río salvaje (2002). Si bien sus primeros textos de relatos abordan temas vinculados a la memoria amical, familiar, social y su afición por la hípica, con el paso de los años el autor escribe con frecuencia sobre encuentros y desencuentros de pareja, temas sociopolíticos, amén de sus guiños y homenajes a grupos de música, películas, personajes y directores de cine.

Justamente para charlar sobre su periplo narrativo, Lima en Escena charló con el escritor y psicólogo Fernando Espíritu.


-Fernando, si bien irrumpes en la cartografía literaria local con Hasta siempre, Yoda (2015), tu último cuentario, anteceden a este Río salvaje (2002), Qué saben los ajedrecistas de mujeres (2004), Te queda un poco de café (2011). ¿De qué manera se genera esta necesidad por la escritura, en tu caso, por la narrativa?

-Pienso que la necesidad de leer y escribir, en ese orden, surgen de la inconformidad con la realidad, de la necesidad de agregarle fantasía a nuestras vidas. ¿Qué sería de nuestra vida sin la ficción? Sin la literatura, sin el cine. Sería muy aburrido. En mi caso, escribo lo que no me atrevo o no puedo realizar, también para dejar un testimonio de sucesos que me parecen significativos, escribo lo que me sale de la entraña.

-Cada uno de tus títulos abordan diferentes historias, -ya hablaremos de cada una de ellas en su momento-, temas como  las relaciones de pareja, la amistad, las aficiones: hípica, música, cine, momentos coyunturales... Explícanos un poco más sobre toda esta cartografía en tus relatos. Esta recurrencia temática.

-Uno escribe desde lo que es. La experiencia propia es fundamental. Sobre todo, la que vivimos durante la niñez y la adolescencia. Ahora confieso que al momento de escribir, uno no percibe con claridad esta recurrencia, solo al terminar un conjunto de relatos, uno comienza a percibirlo, y decide la línea a continuar. Yo pertenezco a la época del inicio de la democracia, el terrorismo, la crisis económica, la dictadura fujimorista por un lado, pero también al período donde la amistad y el juego eran muy importantes, donde era muy común ver a los niños jugar en las calles, coleccionar chistes, que ahora llamamos cómics, que era una forma de iniciarse en la lectura, y esto sucedía porque no existían los avances tecnológicos actuales. Todos estos aspectos se aprecian en mis libros. Las generaciones de hoy son muy distintas, no están acostumbradas a la lectura. Como docente universitario soy testigo de ello, y es una lucha constante motivar a los jóvenes hacia la lectura.

-Los relatos del libro Qué saben los ajedrecistas de mujeres y otros relatos, tienen una particularidad: el tema hípico. Caballos líderes, apuestas. Háblanos sobre este gusto por la hípica. ¿Eres aficionado a los caballos de carrera?

-Es curioso. No voy al Hipódromo hace más de diez años, pero a pesar de ello, me considero un aficionado. La primera vez que fui Monterrico era un niño. Mi familia no era hípica, pero un día, a mi madre se le ocurrió conocer el hipódromo y fue toda la familia. Un pequeño fragmento de aquella tarde fue inolvidable. Sucedió en 1980, la fecha la averigüé años después. Se corrió el Clásico Enrique Meiggs, y fueron 2,400m de pura adrenalina. En la partida hubo solo dos ejemplares: Golden Form y Chiquirin que aparecen en mi libro “Qué saben los ajedrecistas de mujeres”. Es el único recuerdo que guardo de aquella tarde. Dos caballos corriendo como uno solo. Elegancia y nobleza en un solo animal. Regresé a Monterrico acompañado de mis amigos durante de adolescente. Esta experiencia coincidió con una de las mejores épocas de la hípica peruana. Fue maravilloso y quise dejar constancia de ello, a través del tema del azar en algunos cuentos. No conozco muchos autores que hayan tocado el tema del azar, a través, de la hípica. En fin, quise hacer algo diferente. Y para complementar la pregunta, todavía sigo algunas competencias clásicas aunque muy pocas. Lo que no me pierdo, es cuando compite un representante peruano en el extranjero. Por cierto, hay muchas personas que ignoran que la hípica le ha dado grandes triunfos al Perú. Los ejemplares peruanos han ganado nueve Latinoamericanos, que es el equivalente a obtener nueve títulos en la Copa América en futbol. Tenemos el segundo lugar en Sudamérica. Es increíble, pero casi nadie lo sabe. 

-Este texto reúne trece relatos los cuales tejen y recrean el quehacer urbano y también observamos el tema andino como "Alrededor de la torre" y "Los ronderos".

-Más que lo andino, mi intención era reflejar los estragos del terrorismo, porque el terrorismo atacó en todo lugar, en el ande, en la selva, en la ciudad. Fue una época terrible que no debe olvidarse ni repetirse. Mi adolescencia la recuerdo entre apagones y explosiones. En dos ocasiones, estaba con mi familia viendo televisión en la noche, y de pronto, un estallido remeció toda casa. Sucede que a una cuadra se ubicaba una agencia del Banco de la Nación. Fueron épocas terribles. Imágenes de comunidades campesinas asesinadas, de las paredes pintadas con arengas en rojo, las torres de luz derribadas, de estas imágenes grabadas en mi memoria surgieron estos cuentos.



-El relato "1883" nos traslada a la lejana Viena. ¿Por qué Viena?

-En aquella época, cuando escribí el relato, estaba muy interesado en el psicoanálisis y fue leyendo la correspondencia de Freud que surgió la idea del cuento. Con el tiempo me fui alejando del psicoanálisis, no tanto por estar en desacuerdo con las ideas freudianas, sino porque comprendí que si pretendía entender el comportamiento humano, en mi caso específico, mi especialidad: las relaciones de pareja, tenía que recurrir a otras teorías no solo psicológicas sino filosóficas, sociológicas, biológicas y por supuesto literarias.

-¿Te Queda un Poco de Café?, uno de tus libros más recientes se focaliza en los conflictos de pareja. Sin duda un tema de interés. ¿Por qué?

-Porque la pareja puede convertir nuestra vida en un paraíso o en un infierno. Todo depende de la elección, y el problema consiste en que la mayoría elige mal. Además, es un tema que siempre me interesó desde mi época de estudiante. Primero, lo investigué desde la psicología, y de todas maneras, tenía que abordarlo desde la literatura. Luego, imagino que mi labor de terapeuta de pareja influyó bastante. En consulta se ve cada caso, y a pesar del tiempo que vengo trabajando en el área, no dejo de sorprenderme. Los cambios en el contexto, influyen de modo notable en las personas, y en la mayoría de las veces, se presentan tan rápido que no nos encontramos preparados. Por ejemplo: una discusión actual en psicología, es si las formas de la violencia como los casos de feminicidio, corresponden a nuevas presentaciones de la misma, o solo se refieren a la relajación de los mecanismos encubridores. Aquí me estoy refiriendo a casos de pareja de modo específico. En el libro, pretendí reflejar la conflictiva y en algunos casos la imposibilidad de acceder al vínculo afectivo por parte de las personas.

-Este libro de alguna manera rompe con cada uno de tus textos publicados antes y después del mismo.

-Este libro rompe sobre todo con lo contextual. Permanece en el ámbito realista, con excepción del cuento “Más allá”, pero se aleja de temas políticos y sociales. Aquí decidí tratar temas relacionados con la individualidad y cómo la misma influye en situaciones de pareja. De este modo, los cuentos reflejan situaciones donde prima la soledad, la infidelidad, el fracaso como parte de la existencia humana. No olvidemos que un requisito para convertirse en pareja, es reconocerse como individuo. El problema radica, en qué tipo de individuo somos, en qué tipo de individuos está formando nuestra sociedad.

-Los encuentros y desencuentros de pareja seduce a gran parte de los lectores. ¿Por qué quedamos afectados con estas historias sean estas de final feliz o trágico?

-Desde mi punto de vista existen varias razones. Una porque el amor si bien nos proporciona momentos de felicidad, también nos lleva a uno de los mayores sufrimientos: el rechazo. Cuando nos enamoramos, lo único que se busca es acceder al objeto de amor, sin mayores cuestionamientos, después surgen problemas como los celos, infidelidades, violencia y tantos otros. Además, son temas que nos conectan desde el afecto, el sentido común, el raciocinio quedan fuera del vínculo, y lo que las personas tienden a recordar son las experiencias donde el afecto estuvo presente. Aquellas experiencias son las más significativas. Por otro lado, Los enamorados tienen comportamientos absurdos, por ejemplo: la idea delirante de “Nos quedaremos juntos para siempre”, es precisamente eso: un delirio. Un absurdo total. Nadie sabe lo que sucederá mañana. Todo el mundo pide que lo amen para siempre, sin ser consciente, si uno mismo seguirá amando al otro con el paso del tiempo. Es muy fácil sentirse identificado, por eso, el tema resulta fascinante.

-Los jóvenes hicieron de este cuentario uno de sus favoritos.  ¿A que le atribuyes esta acogida?

-Creo que una de las razones fue porque el tema de pareja es muy significativo para la juventud. En los últimos años, la pareja como institución ha entrado en crisis y es muy preocupante. Cada vez, son mayores las separaciones y divorcios, las situaciones de violencia, que ha llevado a un gran número de personas a optar por prescindir de una pareja. Recuerdo una experiencia de una paciente. Ella era profesora de inicial y me comentó que en una de las aulas, habían suspendido el día del padre. La razón parecía increíble. No había papás. Esta situación no solo es dramática sino crítica, porque uno puede separarse de la pareja, pero no de los hijos, pero en este caso particular, la ausencia de los padres era notoria. Y el origen de todo es el mismo: una mala elección, y para los jóvenes tener o carecer de pareja los coloca en un nivel dentro de su círculo social. Otra razón, radica en mi propio aprendizaje de la técnica narrativa en el manejo de las historias. Entre mi segundo libro y “Te queda un poco de café”, pasaron casi ocho años. Te queda un poco de café tuvo éxito, sobre todo en lectores jóvenes. Los jóvenes fueron sus principales lectores. Ha transcurrido más de cuatro desde la publicación de “Te queda un poco de café”, y todavía recibo muestras de aprecio por él. Recibo comentarios y fotos con el libro por Facebook, por parte de jóvenes que se sienten identificados con las historias. Para mi es algo muy grato.



-De otro lado, Hasta siempre, Yoda marca una ascenso en tu proceso creativo. ¿Qué nos puedes decir de este título mirándolo en retrospectiva?

-Tienes mucha razón. Entre mi primer libro “Río salvaje” y “Hasta siempre, Yoda”, hay una distancia considerable. Existe mayor madurez a nivel narrativo y siempre el deseo escribir algo diferente, en el caso del libro más en su estructura que en su temática. Incorporo un punto de vista fantástico y el tema de la infancia, a los antes mencionados. El libro ha tenido acogida y estoy contento. Por otro lado, la edición de Intermezzotropical es impecable. Estoy muy agradecido a Victoria Guerrero por el trabajo de edición. Además de ser una excelente poeta, su trabajo editorial es impecable y  las sugerencias ofrecidas fueron muy valiosas para mí.


-¿Por qué te marco el personaje Vader?

-Quienes me conocen, saben que soy un seguidor de la saga de Star Wars, y el lado oscuro siempre me pareció más fascinante. No solo Vader, incluso el armamento del imperio: Los caza Tie, los caminantes AT AT, los cruceros imperiales, estéticamente son más bellos que las naves rebeldes. Y en el caso de Darth Vader, es un villano notable. No tiene piedad, ni clemencia y utiliza el sable luz con elegancia. Raph McQuarrie, el encargado de diseñar el traje, tuvo la brillante idea de añadir la respiración aterradora del Sith, a la idea original de Lucas. Además, Star Wars fue un suceso mundial que revolucionó el cine. Recién pude verla en 1980 cuando estrenaron El imperio contraataca. Antes era muy pequeño, y recordemos que en aquella época, no existían las cadenas de multicines como ahora. En las salas, solo se exhibía una película a la vez, y cuando llegó Star wars al cine, tuvieron la gran idea de repetir las películas anteriores para que los espectadores recuerden la secuencia y de paso ganar nuevos fans. Así sucedió en mi caso. No pude ver el Episodio IV, que entonces no se llamaba: “Una nueva esperanza”, como dije por el tema de la edad, y recién la vi cuando estrenaron el Episodio V. Por mi parte, los villanos del cine siempre me parecieron más interesantes: Roy Batty, Hannibal Lecter, Annie Wilkes, Amon Goeth y tantos otros, son escalofriantes, y esa sensación resulta angustiante y a la vez, seductora. Como ves, también soy un fanático del cine.

-En Hasta siempre, Yoda los protagonistas se desarrollan en un contexto político definido: una ciudad en crisis en la dictadura fujimorista. ¿De qué manera te afecto este periodo político?

-Cuando Fujimori dio el golpe de Estado, yo estaba en la universidad Federico Villarreal, en el local de la avenida Colonial, así que lo viví como testigo presencial. Y por supuesto que me afecto sobre todo como estudiante universitario. Cerraron la universidad con la intervención y cuando la reabrieron, encontramos las puertas de las aulas y las carpetas destruidas. También demolieron nuestro laboratorio de psicoterapia. Para estudiar teníamos que llegar muy temprano para coger las carpetas que se habían salvado. La misma universidad se convirtió en una dictadura con la comisión interventora. Los alumnos no teníamos voz ni voto. Además, cuando se les deba la gana, se aparecían las fuerzas armadas y atacaban el local con disparos y bombas lacrimógenas. En mi salón, teníamos el recuerdo de dos agujeros de bala que por suerte no le cayeron a nadie. Creo que estas experiencias marcan a cualquiera. A mi criterio, uno de los legados más terribles de la dictadura fujimorista, fue el envilecimiento de la sociedad, la negación y tergiversación de la información, la destrucción de la cultura. Con Fujimori las personas dejaron de leer para ver top shows, y las consecuencias las estamos pagando hasta la actualidad. A muchas personas, no les interesa en absoluto informarse, es decir, ni siquiera se toman el tiempo para leer, por este motivo, vemos marchas de protesta donde los participantes son incapaces de responder porqué están saliendo a las calles, o el colmo escuchar a un congresista decir que leer provoca Alzheimer, y lo peor fue, que no lo dijo una sola vez. Es terrible, pero no pierdo la esperanza de cambio, de lo contrario no escribiría.

-¿Cómo sobreviviste a este periodo? ¿Podríamos decir que la escritura es tu gran paliativo a tus conflictos personales?

-Imagino que tuve algo de suerte, porque era de los que salía a marchar contra la dictadura. Claro que al principio, nuestras marchas eran pequeñas y apenas avanzábamos un par de cuadras y venían los rochabús a dispersarnos. Luego, la policía nos perseguía. Siempre atrapaban a alguno. Recuerdo que en una ocasión, con varios amigos nos escondimos en una casa por los alrededores. Los dueños fueron una pareja muy amable que nos ocultaron hasta que los policías se marcharon. Y son experiencias que de todas maneras se tienen que contar. El libro “Hasta siempre, Yoda” fue una oportunidad para hacerlo.

Con respecto a la segunda pregunta, podría decir que en algunos casos así es, pero pienso que todo texto que pretenda ser literario debe ir más allá de lo personal, debe intentar traspasar la barrera del individuo y volverse universal. Solo de este modo se puede lograr la comunicación con el lector y su posterior identificación. El lector tiene que sentir la obra desde sus propias características personales.

-Finalmente. El común de tus personajes se desenvuelve en situaciones cotidianas teniendo como base el conflicto permanente. ¿Por qué?

-Porque el conflicto es la esencia de una buena historia y el ser humano es conflictivo por naturaleza. La etología ya lo ha demostrado. En grupos grandes surgen problemas de modo inevitable.

-¿Cómo se ha desarrollado tu narrativa desde Río salvaje (2002) hasta tu último libro de cuentos Hasta siempre, Yoda (2015)?

-Mi narrativa como es obvio se ha visto influenciada por diversos autores. Gracias al narrador Roberto Reyes conocí hace bastante tiempo la obra de Raymond Carver y quedé fascinado. Antes había leído los cuentos completos de Ribeyro, así que puedo afirmar que mis primeros libros tienen su influencia. En cuento 1883, no solo lo escribo como un homenaje a Freud, sino también teniendo como apoyo el cuento Tres rosas amarillas que Carver le dedica Chejov. Era un período de aprendizaje para mí. Cronwell Jara también desempeña un papel muy importante, sobre todo a nivel de motivación. Él me anima a seguir escribiendo en un mundo cultural reducido como el nuestro, y por supuesto, Rossana Díaz que me acercó a autores como Stefan Zweig y  Junot Díaz. Todo ello, influye en el desarrollo de mi narrativa. Comencé con temas juveniles, pasé al tema del azar, luego al tema de pareja y sin llegar a abandonarlos, lo he complementado con el tema sociopolítico.

-¿Cuáles han sido los cambios más drásticos que ha experimentado tu narrativa?

-Cada vez que puedo, porque no es nada fácil, trato de reinventarme, es decir, cambiar las temáticas o en todo caso, contar las historias de un modo distinto. Por ejemplo, en “Hasta siempre, Yoda” abordo por primera vez temas desde un punto de vista fantástico en dos relatos y les fue muy bien, porque fueron distinguidos con premios en la PUCP y en la Municipalidad de La Victoria, donde uno de los jurados fue Ricardo González Vigil. Aquella experiencia fue todo un orgullo para mí.

-Háblanos de tus nuevos proyectos literarios.

-Acabo de terminar un libro de ensayos, donde trato diversos temas. Está estructurado en cinco secciones que en su conjunto forman un mosaico temático. El primero, tiene que ver con literatura. El segundo, con el cine. El tercero, con aspectos psicosociales del Perú. El cuarto, con temas de psicología de pareja, como notarás es un tema que siempre me persigue. Y la última sección, está destinada a temas más personales tratados desde la experiencia y asumiendo un punto de vista literario y psicológico. También tengo un libro de cuentos que espero culminar a fines de año.

-Para cuándo tienes planeado publicar este nuevo libro.

-Espero que el libro de ensayos aparezca antes de fin de año. Es mi deseo. Todo dependerá de las conversaciones con la editorial.


martes, 18 de abril de 2017

Richard Torres: “Toda mi vida he deseado interpretar a Frida Kahlo”



Artista peruano radicado en México da vida a Frida Kahlo y se convierte en el primer actor masculino en caracterizar a la máxima artista mexicana  



Este último miércoles en la ciudad de Oaxaca/México, se estrenó de manera oficial, la controversial y osada obra de teatro FRIDA 43 (Frida Kahlo), escrita e interpretada por el actor, director y ecologista peruano Richard Torres y dirigida por César Salazar de la UNAM.

Ante una nutrida concurrencia del público mexicano y extranjero, FRIDA 43 se presentó en el emblemático anfiteatro de la Biblioteca Margarita Maza de Juárez. Posteriormente, el público mexicano apreció una segunda función en el teatro espacio cultural El Venadito, de propiedad de la destacada cantante mexicana Lila Downs.

Frida Kahlo, regresa en el cuerpo y en el alma del actor Richard Torres. El montaje se inicia con los disparos y la masacre de Tlatelolco en el año 1968. Con una dramaturgia enriquecida por acciones físicas, poesía y música, este unipersonal nos ofrece los problemas que aquejan y enfrenta el individuo de hoy.

En los próximos días FRIDA 43 hará una gira por algunas ciudades del interior del país azteca, y en mayo próximo, se presentará en la ciudad de México. Asimismo, en el mes de julio el actor visitará su país de origen Perú. La gira culminará con presentaciones en Argentina y Colombia.


Al respecto charlamos con Richard Torres, quien nos ofrece detalles de este interesante proyecto escénico.




-Richard Torres, es un actor y director peruano por naturaleza transgresor. ¿Cómo decides dar vida a Frida Kahlo, una de las artistas más queridas y emblemáticas de México?

-Me enamoré de Frida Kahlo durante mi adolescencia. En el año 2004 escribí un ejercicio sobre Frida Kahlo el cual presenté como tesis de Dirección Escénica para la Escuela Nacional de Arte Dramático del Perú. Sergio Arrau, profesor de la escuela calificó con nota sobresaliente mi proyecto. En el 2014 emigro a México y retomo este ejercicio dramatúrgico realizando una  investigación más personal. Paralelamente me escogieron para actuar en un cortometraje en donde interpreto a Frida Kahlo, película que muy pronto se rodará en México. Este film tiene que ver con mi propuesta teatral. Es así como se inicia este proceso Frida43, monólogo de teatro vivo y de contrastes donde el único objetivo es hacer que el público reflexione y tome consciencia de todos los problemas que nos aquejan como seres humanos. La preparación de este montaje ha sido intenso y vital. Años sin parar. Toda mi vida he deseado interpretar a Frida. Siempre soñé con realizar este papel.

-¿Cómo ha sido todo este proceso de preparación de Frida 43?

-Tenaz. Literalmente estoy roto. El personaje me confrontó profundamente. Para dar vida a Frida Kahlo en cuerpo y alma realicé una investigación cultural, antropológica, humana y folclórica profunda. Exploré muchísimo mi lado maternal, oscuro, femenino y trágico. Frida Kahlo no fue una persona común, todo lo contrario, sufrió mucho. Ella construyo su arte en medio del dolor y la desolación.

El proceso de entrenamiento físico comenzó hace dos años de la mano del director mexicano César Salazar, de la UNAM. También hice un proceso auto dirigido lo cual implica una metamorfosis física, mental y espiritual.  En este trabajo aplicamos el  método del teatro Grotowski. Esta herramienta me fascina porque el actor depende de su cuerpo, su voz y sus emociones para transmitir. El desafió es seguir en mi investigación y entrenamiento. Este personaje evolucionará constantemente  para poder descubrir más elementos que me ayuden a interpelarme como actor y ser humano.

-Háblanos sobre tu vínculo con Frida...

-El vínculo con Frida se sostiene desde diversos ángulos. Existe un parentesco desde el aspecto físico, de identidad y como ser humano. Por una y otra razón los seres humanos tienen cierto parecido, sin embargo, no pretendo ser un calco de Frida Kahlo. Frida dice: “Yo no pinto ni mis sueños ni mis pesadillas, yo pinto mi realidad…”.  Esta frase me vincula con ella porque me considero un artista que pinta su verdad. Desde mi papel de performer trato de ser honesto como protector de la naturaleza y como ser humano. Soy imperfecto pero con ganas de dar lo mejor al prójimo.





-Este proyecto dramatúrgico es una recreación de Frida artista y militante política, ¿no?

-La Frida que propongo es una Frida artista y sobre todo un ser humano. Frida 43 es una Frida que resucita en mi piel y viene a hacernos despertar con respecto a las heridas abiertas de México. Heridas referidas a los conflictos sociales del mundo de hoy. Abordamos temáticas que no solo pasa en México sino en América Latina y el mundo. Frida 43 viene con un mensaje de esperanza, justicia, paz y amor que son los temas que he venido desarrollando durante todos estos últimos años de mi vida. Como individuo seguiré promoviendo el amor, la justicia y la paz. Los artistas tenemos que aprovechar nuestro arte, las cámaras, la prensa para promover un mundo con más armonía. La pieza se estrenará en el Perú, en el Casa Espacio Libre, teatro en donde me presento el 30 de junio y los días 1 y 2 de julio.

-La puesta en escena hace toda una retrospectiva de la personalidad de Frida partiendo de hechos o fenómenos sociales que golpean a la sociedad mexicana. Hablan de la masacre de Tlatelolco en el 68, por ejemplo. ¿Es la proyección de Frida, el personaje político, el personaje amante de las libertades individuales y respeto a los DD.HH?

-Frida 43 se sumerge en la injusta masacre de Tlatelolco y la última matanza de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa. Asimismo abordamos el tema de las mujeres asesinadas de Juárez y la masacre ecológica de nuestro planeta. La dramaturgia es una mezcla de las cartas de Frida Kahlo con pasajes de su vida, su relación con Diego Rivera, con su padre, con su madre, con su hermana y con su eterna soledad y su dolor. Frida 43, es un grito aterrador de hartazgo y de fuerza porque los humanos hemos perdido el amor que es la base fundamental de la vida.

-¿Por qué esta necesidad de traer estos hecho ahora?

-Es importante poner a Frida en este contexto. Si ella estuviera viva en estos momentos hubiera usado todo su poder para defender los derechos de las mujeres. Ella estaría luchando contra el feminicidio. Todos los días en México y en el mundo, secuestran, violan, asesinan, golpean a las mujeres, a los niños, a nuestra madre tierra. Para mí es un desafió poner a Frida Kahlo convertida en una sobreviviente de las asesinadas de Juárez. La ponemos en el escenario para dar ese respiro de esperanza a muchas mujeres que son violentadas. Con esta obra tratamos de decirles que no todo está perdido. Siempre habrá una luz de esperanza. Frida Kahlo buscó la justicia y el equilibrio de la vida. Son puntos con los cuales coincido con ella.


-Frida Kahlo será presentada a través de una dramaturgia de acciones físicas y emocionales llena de poesía y música. ¿Es una reinvención de Frida?

-¡Claro! Estamos reinventando a Frida en mi cuerpo. Es una propuesta íntima y surreal. En la pieza se encontrarán con una Frida convertida en un árbol, en una sobreviviente de Juárez, de Ayotzinapa… Quizá se nos escaparon muchos detalles pero también sé que Frida Kahlo es única y ningún actor ni actriz podrá caracterizarla a la perfección.

-Este montaje nos abre a una Frida que quiere derribar el muro que se va a construir y que dividirá México y EEUU. ¿Cómo observa tu Frida este hecho que también involucra un discurso antinmigrante y xenófobo…?

- Frida 43 hace una reflexión sobre el muro de Donald Trump contra México. Ella al igual que yo proponemos el amor a través de la acción y la conciencia que espero el espectador capte el mensaje y se identifique con la obra y su contexto.

-Finalmente, observamos a una Frida preocupada por el tema ecológico. ¿Le perturba la destrucción progresiva del planeta?

-Frida amaba la naturaleza y lo describe en sus cuadros. Ella siempre está rodeada de árboles, de monos, de perros, de yerbas... Poner a Frida Kahlo es como observar a un árbol a punto de ser talado suplicando por su vida y mostrando las utilidades que le da un árbol al planeta tierra y a la vida de los humanos. Este montaje es una deliciosa forma de cachetear positivamente al público que nos verá.



Artista gráfica Lakita presenta Dorita y el Dragón



“Espero poder sensibilizar a las personas para que se den cuenta de que existe más de una manera de amar...", dice la autora


En la librería Escena Libre (Av. Camino Real 1075, San Isidro), el sello LGTB Caballito del diablo, presentará el primer título de su sello: Dorita y el Dragón de la artista gráfica Lakita. Los comentarios estarán a cargo de la también artista y poeta, Sheila Alvarado. La cita es el sábado 29 de abril a las 12 del mediodía.

Dorita y el Dragón, es un relato breve con tono musical, escrito e ilustrado por la artista Lakita. En él se narra la historia de Dorita, una niña de aproximadamente diez años que vive encerrada en una torre obligada por sus padres quienes no comprendían el amor que ella sentía hacia su amiga del salón de clases. Odar el dragón ayudará a Dorita a escapar de la torre y, con la magia del hada Viviana, la protagonista logrará vivir en mundo igualitario y reconciliarse con sus padres.

Sobre el libro, comenta su autora: “Espero poder sensibilizar a las personas para que se den cuenta de que existe más de una manera de amar. Quiero llegar a muchos niños y niñas, son esos pequeños los que ven el mundo de una manera natural, sin prejuicios ni etiquetas. Es ahí donde empieza la educación, el respeto y el amor. Son ellos quienes enseñarán a los más grandes”. 



De otro lado, Esther Vargas, directora del portal Sin Etiquetas señala:  “El libro me parece importante y necesario en una sociedad que cada día discrimina más, que cada día ofende más a las personas por su orientación sexual, y que parece negada a aceptar la igualdad. Considero que este tipo de material es útil para los niños, para que comprendan desde chicos que el amor es diverso y que amar no tiene nada de malo. En otros países hay mucha literatura sobre temática LGBT para niños y creo que eso es bueno, sobre todo porque los padres comparten el material y la discusión”.

Finamente, Diego Daza, del Diario Perú21 dice: “En una sociedad en la cual el rechazo y el miedo provocan que los derechos de las personas de la comunidad LGTB se vean vulnerados por la intolerancia de algunas personas, este cuento tiene como finalidad revertir esta coyuntura que no solo es exclusiva en Perú”…

Sobre Lakita

Es el nombre artístico de Blanca Canessa, diseñadora gráfica y artista plástica. En 2009 publicó la historieta de temática lésbica Tribadistas. Asimismo, ha publicado digitalmente El príncipe Carolina, un cuento breve. Este año publica Dorita y el dragón a través del sello Caballito del diablo, como una manera de continuar alzando la voz por medio del arte y sus diversas manifestaciones.

Sobre el Caballito del diablo


Este sello editorial busca nuevas propuestas de contenido que aborden la temática LGTB desde una visión original, colorida y diversa. Para este fin, se usa como herramienta el poder de la imagen y la palabra.


Elena Romero presenta su nuevo espectáculo “Canta y no llores”



Destacada artista nacional nos presenta sus propias historias con las que realiza una divertida interacción con el público con quienes recuerda anécdotas sobre sus inicios como cantante, actriz y conductora



La cantante, actriz y conductora Elena Romero, regresa a los escenarios con el unipersonal “Canta y no llores", un espectáculo lleno de humor, música, optimismo y la interpretación de divertidos personajes. Una invitación a vencer todo índole de problemas y a saber lidiar con las "voces" que limitan nuestros sueños.

Elena interpreta diferentes personajes los cuales nos cuentan sus historias y como éstos han sido determinantes en su camino. Como parte del espectáculo desentraña esa “voz” que todos tenemos dentro. Esa “voz” que nos habla desde el temor, desde la inseguridad y desde el “qué dirán”, ahogando la verdadera voz de nuestra esencia, la única que nos garantizará la libertad.

 “La idea de hacer este espectáculo nació de la experiencia de enseñanza con mis alumnos universitarios”, señala al respecto Elena Romero, quien al mismo tiempo comenta:  “En el día a día, en clase, observé el constante temor que muchos alumnos tienen para expresarse con total libertad e incluso de escucharse a sí mismos”.



“Esto me hizo reflexionar acerca del tema de los sueños no emprendidos, las pasiones sin abordar y cómo ello incide en una sensación de desmotivación y baja autoestima que a veces vemos en las personas. Esta experiencia dio vida a este unipersonal Canta y no llores”, señala Elena.  

La actriz

Elena Romero es cantante, compositora, actriz y animadora. Licenciada en Arte Dramático por la "Real Escuela Superior de Arte Dramático y Danza" de Madrid (España) y Diplomada en "Terapia a través de las Artes" por la UNIFÉ. Debutó profesionalmente en 1983, con su papel protagónico en la película peruana “Maruja en el infierno”, rol que le valió el reconocimiento como mejor actriz sudamericana del Festival de Cine de Cartagena de Indias.

La directora

Fiorella Kollmann es actriz y consultora. Su trabajo en teatro se centra en el clown, el humor y los cuentos. Ejerce la docencia desde hace 12 años. Es directora de imagen del Clownencuentro Internacional. Asimismo, co-dirigió dos proyectos escénicos-sociales con la Unión Europea y el grupo Galli de Alemania realizados en USA, Colombia, Perú, México y Alemania. En Perú, Brasil, Colombia y Portugal presentó “Mi querida Neurosis”, unipersonal clown. Asimismo, participó en “Casi Don Quijote”, ambas obras dirigidas por Paloma Reyes de Sá. En Alemania dirigió obras del grupo Galli como “Who Nose”, “Man´s for sale”, entre otras.


“Canta y no llores”
Estreno: 05 de mayo  
Funciones: todos los viernes y sábados de mayo
Presentación especial: el Día de la Madre
Teatro Mario Vargas Llosa de la Biblioteca Nacional
Entradas: Teleticket de Wong y Metro.







Reestrenan “El Rostro” en el Teatro de Lucía



Escrita por Ricardo Olivares, dirigida por Yanira Dávila y Alejandro Guzmán e interpretada por Carlos Acosta, Eduardo Ramos y Daniela Camaiora, esta noche se reestrena en el Teatro de Lucía, la puesta en escena El Rostro, obra premiada en el Concurso Nacional Nueva Dramaturgia Peruana 2014 y ganadora del Premio del Público en el  XIII Festival de Teatro Peruano Norteamericano.

Ramón es un reconocido arqueólogo peruano radicado en Europa desde niño. Su vida transcurre sin sobresaltos hasta que se le presenta la oportunidad de volver. Una universidad peruana desea contar con sus servicios como docente y parte del contrato consiste en que escriba sus memorias. Ramón acepta y ya en Perú, descubre un gran vacío en su pasado. ¿Qué lo motivo a convertirse en arqueólogo? ¿Por qué su vocación está relacionada al recuerdo de su madre? ¿Y por qué no logra ver el rostro de esta ni siquiera en sus perturbadores sueños?...


Temporada: del 18 de abril al 17 de mayo de 2017
Funciones: martes y miércoles
Hora: 8 pm.
Teatro de Lucia
Calle Bellavista 512, Miraflores
Entrada general: S/. 40
Estudiantes y jubilados: S/. 20
Entradas: Teatro de Lucía y en atrapalo.pe 




Muestra colectiva “Lazos” en sus últimas semanas



Exhibición busca que el público se identifique con cada una de las obras para desarrollar lazos de identidad



Hasta el 27 de abril en la Sala Raúl Porras Barrenechea del Centro Cultural Ricardo Palma, la Municipalidad de Miraflores presenta “Lazos”, exposición colectiva de los egresados de la Escuela de Bellas Artes y de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), que exhibe diversas técnicas de arte visual como grabados, dibujos y fotografías.

Las muestras están representadas a partir de miradas y discursos que se basan en tres temas: cultura/etnia, memoria/distancia, y principio/origen. Esta aproximación se realizó a partir de revisiones internas y externas de los autores. La artista Ruth Aguirre, por ejemplo, presenta una obra relacionada a historias familiares, en la que utiliza repisas que transmiten experiencias reales a través de objetos comunes en el hogar.


Por su parte, Giri Osaka presenta un libro de arte gráfico subjetivo y abstracto, que habla sobre las migraciones y, sobre todo, de cómo en esta situación las personas se separan y se genera una distancia afectando a las relaciones humanas.  En el caso de Cristina Flores, la artista presenta trabajos en diferentes técnicas de bordado sobre tela en la que plasma su identidad y su memoria. Cabe mencionar que los curadores de esta muestra, Marco Antonio Trujillo y Jerson Ramírez, la describen como “lazos que unen distintos momentos de nuestras vidas, y forman nuestras personalidades e identidades”.


“Lazos”
Agenda

Visita guiada y taller
A cargo de Rut Aguirre
Jueves 20 de abril
Hora: 7:00 p.m.
Lugar: Sala Raúl Porras Barrenechea
Ingreso Libre

Taller de bordado
A cargo de Clara Best y Cristina Flores
Sábado 22 de abril
Hora: 4:00 p.m.
Lugar: Sala Raúl Porras Barrenechea
Ingreso previa inscripción al correo: artesvisuales@gmail.com

“Lazos”
Temporada: hasta el 27 de abril
Sala Raúl Porras Barrenechea
Avenida Larco 770
Visitas: de lunes a domingo de 10 a.m. a 10 p.m.

El ingreso es libre.



sábado, 15 de abril de 2017

Teatro de la Universidad del Pacífico estrena Macbet



En esta versión teatral de Vanessa Vizcarra se dramatizan los efectos dañinos –físicos y psicológicos– de la ambición política en aquellos que buscan el poder



La temporada 2017 del Teatro de la Universidad del Pacífico empieza con un clásico de la dramaturgia universal: Macbeth de William Shakespeare. En esta ocasión, Vanessa Vizcarra nos presenta una versión libre de la obra inglesa y actualiza la historia del comandante "maldito" hasta nuestros tiempos y contexto.

En Macbet se dramatizan los efectos dañinos –físicos y psicológicos– de la ambición política en aquellos que buscan el poder como fin último y no como un medio para lograr el bien común. La historia narra el retorno del célebre coronel Macbet a su patria, quien regresa victorioso de la guerra y es recibido con honores por su amante esposa y por su país, quienes le otorgan los máximos honores y la promesa de convertirse en el próximo líder de la nación.

Lo que presenciaremos posteriormente son los extremos a los que su propia ambición lo llevará para alcanzar esa promesa. Hay que recalcar que esta es una adaptación del texto original, ambientado en un contexto contemporáneo en una sociedad latinoamericana, que bien podría ser la nuestra.

Denise Arregui, Rómulo Assereto, Alejandro Córdova, Leslie Guillén, Marcello Rivera, Renato Rueda y Mariajosé Vega darán vida a esta nueva versión del clásico de Shakespeare. La obra se estrena el sábado 22 de abril a las 8:30 p.m. en el Teatro de la Universidad del Pacífico, ubicado en Jr. Sánchez Cerro 2121, Jesús María. Las entradas se encuentran a la venta en Teleticket a partir del 17 de marzo.

Sobre la directora y dramaturga

Vanessa Vizcarra Soberón es comunicadora escénica, magíster en “Texto y Performance” de la University de London (Birkbeck) y RADA. Se viene desempeñando en actuación, dirección y dramaturgia desde 1998. Ha actuado en más de veinte obras, así como en producciones de televisión y cine. Ha dirigido Sobre la tierra, El matrimonio de Uli, Un día en la vida de Adriana Lima y Una historia original, piezas teatrales de su propia autoría. También, Ya hemos empezado, Caracol y Colibrí, Entrar y salir por el espejo, Juanito y su bicicleta amarilla, Normal heart (en dirección adjunta con Juan Carlos Fisher), el estreno latinoamericano (en el Perú) de A la gente le gusta el té, Frankie y Johnny, Reina de corazones, Un hombre con dos jefes y la versión mexicana de Locos por el té (con la producción de OCESA-México).

En el año 2013 ganó uno de los premios del festival Sala de Parto con su texto Aquello. En 2014 ganó el primer puesto del concurso Ponemos tu obra en escena, del Teatro Británico, con su texto Una historia original; y en 2016 fue seleccionada nuevamente por Sala de Parto con su obra Lapel Duvide. Vanessa Vizcarra se desempeña asimismo como docente de la Pontificia Universidad Católica del Perú.


Macbet
Estreno: sábado 22 de abril 
Temporada: del sábado 22 de abril al lunes 29 de mayo
Funciones: de jueves a lunes a las 8:30 p. m. 
 Domingos 7:00 p. m.
Teatro de la Universidad del Pacífico ubicado
Jr. Sánchez Cerro 2121, Jesús María.
Entradas: Teleticket de Wong y Metro y en la boletería del teatro.
Preventa: hasta el 21 de abril
Pre venta general: S/. 35.00
Entrada general: S/. 50.00
Estudiantes y jubilados: S/. 25.00
Lunes populares: S/.35.00