lunes, 16 de agosto de 2010

Walter Ventosilla: “El teatro peruano es de alta factura”






Narrador, dramaturgo, actor y director Walter Ventosilla se encuentra en Lima estrenando la obra de teatro Oh! Yantay, tras una exitosa temporada en la Unión Americana. Radicado en los Estados Unidos desde hace 10 años, en donde se dedica a la enseñanza, dirección y la actuación teatral, Ventosilla asegura que jamás cortó el cordón umbilical con su país de origen. Como se recuerda el destacado director teatral empezó con el grupo de teatro Yego a le edad de los 13 años desarrollándose después como dramaturgo, director teatral y escritor. Queridos lectores es para Lima en Escena un honor charlar con un discípulo de Grotowski. Allí va





¿Cuántos años tiene fuera del país?
Mi actividad como profesor y actor en la ciudad de Nueva York se remonta a 10 años.



¿Enseña en instituciones de teatro?
Dicto talleres en escuelas de teatro y es la primera vez que trabajo con Rasgos, un elenco hispano que se creó hace algunos años atrás en Nueva York y con el cual estamos estrenando Oh! Yantay en Lima.



¿Cómo llega a Rasgos?
Gracias a una invitación de Ana María Estrada, actriz y productora peruana. Ella me sugirió trabajar con Rasgos y dirigir Oh! Yantay.



¿Háblenos de Oh! Yantay?
Ollantay es la obra de teatro más antigua de América. Data de 1700, período en el cual se encontró el texto en el Convento Santo Domingo del Cuzco. La pieza se transcribe en base a tradiciones orales prehispánicas por un sacerdote Dominico. Es la historia de un guerrero llamado Ollantay quien se enfrenta al inca Pachacútec por el amor de su hija. Es una leyenda de amor con ciertas connotaciones políticas al interior del imperio incaico.






¿Cómo surge la idea de traer Oh! Yantay al Perú?
¡Yo no he roto con mi país! En mi caso en particular, nunca se cortó el cordón umbilical. Todo lo que hago allá tiene que ver con el Perú. Durante cuatro años dirigí el Inti Raymi de Nueva York con cincuenta actores hispanos, incluso incorporé indios nativos americanos los cuales formaban parte de este ritual. No era la teatralidad ciento por ciento cuzqueña sino la espiritualidad.



Cuéntenos sobre el elenco de Oh! Yantay
Son cinco actores los cuales interpretan todos los personajes lo cual es un reto y al mismo tiempo un estímulo para el elenco.



¿Son hispanos y americanos?
¡Es un equipo mixto! María Itzel Siegrist es americana y viene de una experiencia diferente; también participan actores hispanos de trayectoria que tienen detrás su propia experiencia, muchos incluso han recibido premios.



¿Estrenaron por primera vez en Nueva York?
¡Efectivamente! Ciudad en donde la obra está considerada la primera obra de teatro de América, la misma que nadie trabajó como puesta en escena en Estados Unidos.



Sobre Oh! Yantay algunos medios refieren de su éxito en Nueva York…
En enero de este año se estrenó en Manhattan con mucho éxito.



¿Sí?
¡Por supuesto!





¿A que le atribuye este éxito?
A la calidad de nuestro trabajo teatral. El teatro hecho por peruanos es bueno aquí y afuera. Vivo en el exterior muchos años y mi experiencia de observar el teatro en Estados Unidos -el americano e hispano- me permite confirmar la alta factura de nuestro trabajo teatral.



¿Por qué?
Porque los americanos hacen un teatro muy “vertical”. Ellos trabajan en base a la idea de compañía más no de grupo.



¿Cuesta mucho formarlos?
¡Totalmente!



Por qué?
Porque tienen sus propios esquemas, no es fácil, pero finalmente se integran.


¿En Estados Unidos se trabaja más con elencos esporádicos?

Allá se trabaja con compañías y/o elencos y se contratan actores para una puesta específica y punto.



¿Razón por la que montan una obra con tanta facilidad?
¡Efectivamente! Al año se hacen cinco, seis puestas y lo hacen con diferentes elencos y en tres y/o cuatro semanas montan una obra.








¿El nivel de trabajo teatral es limitado?
¡Muy limitante diría! Lo que ellos hacen allá nosotros lo hicimos aquí en “nido”. ¡No conocen a Grotowski! ¡No conocen el teatro experimental! ¡El trabajo de laboratorio! ¡El teatro físico! En la Unión Americana los actores viven de sueños, el teatro no es un objetivo sino el cine. Las metas de todo actor en formación es llegar al cine, ése su total objetivo, no el teatro como tal.



¿No hay una mística teatral?
¡No! El teatro (como en nuestro caso) no es algo sagrado sino una herramienta para llegar a la televisión y el cine. Desde pequeñitos.



Nuestro teatro local ¿Es de alta factura?
¡Por supuesto! Desde siempre. En la década de los ochentas el teatro peruano era considerado el mejor de Sudamérica.



Desde su experiencia adquirida en Estados Unidos ¿El teatro hecho por peruanos es número uno?
¡Totalmente! El teatro no es una novedad en Perú, es una práctica de muchos años atrás. Aquí el público sabe de teatro, conoce teatro y los actores profesionalmente son muy buenos.



¿En América?
En Estados Unidos los actores de Broadway nos iban a ver y se quedaban admirados por la forma de nuestro trabajo teatral en escena.




¿Qué valoran del trabajo teatral de Perú o hecho por peruanos?
El manejo del espacio, de los actores, los personajes; el uso elementos como la música, escenografía, que allá no pasa. En la Unión Americana el actor trabaja de manera individual en el desarrollo de su personaje.



¿En América no existe conciencia de grupo?
¡No! Allá los actores tienen una agenda repleta de compromisos en una compañía y otra, es muy difícil integrarse a una conciencia grupal.



¿Se siente satisfecho con su trabajo como director?
¡Sí! Es un reto diario.



¿Cómo ha evolucionado su trabajo a nivel de dirección?
¡Mucho! A partir de mi experiencia en Estados Unidos impulso un método con el cual desarrollo los talleres. Hago el consiente e inconsciente del actor, el maestro interior; y estas clases que imparto me sirven para confrontar la teoría y la práctica con los actores.



¿Tiene contacto con la labor teatral en nuestro país?
¡Por supuesto! Todo lo sigo por Internet. Las muestras de teatro local, regional, escolar. Esto es un indicador bárbaro de la actividad teatral. Desde la década 80 en que se creó MOTIN para acá el teatro ha crecido enormemente.



¿Qué añora de Perú?
El trabajo de grupo. Lo grupal a nivel teatral es una familia en donde todos sus miembros son cómplices para el trabajo en escena.