viernes, 25 de mayo de 2012

Paloma Reyes de Sá: "El payaso hace de la miseria el humor"









Lleva más de nueve años en el Perú, país al que considera “su primera patria”. Oriunda de Brasil, la actriz, clown y directora Paloma Reyes de Sá se ha posesionado en la escena artística local de manera contundente.


Además de desarrollarse como clown y actriz en una serie de espectáculos: La diverzión dezconocida, AL MÍNIMO, Clásicos en m2; ha dirigido "Se busca marido cama adentro” con Johanna San Miguel, “Mi querida neurosis” con Fiorella Kollman, "Armando Equipaje" y "Yo también odio a Carlos Galdós", con Carlos Galdós y por si fuera poco, en estos momentos se apresta a estrenar el espectáculo de magia, teatro y música "Esto es magia", con Bruno Tarnecci, Claudia Córdova, el Colectivo Circo Band . Queridos lectores es para Lima en Escena un honor charlar con Paloma Reyes de Sá. Allí va.


 

-Antes de su desarrollo como clown, surge primero la necesidad de ser actriz…
-¡Por supuesto! Mi primera elección fue seguir teatro y más adelante opté por el camino de lo absurdo, del humor, de la búsqueda de la vulnerabilidad del payaso.
-¿Su formación de actriz es su soporte?
 -¡Definitivamente! Me sirve de base para mí desarrollo de clown.
 -¿Por qué?
 -Porque la actuación juega con elementos como los estados emocionales, los sentimientos... 
-No se ha divorciado de la actuación...
¡En absoluto! Mi esencia es la actuación. No me divorcié pese a que muchos años estoy dedicada de lleno a trabajar como clown, como payasa... 
-Pero eventualmente trabaja  como actriz…
 -Si, el pasado año regresé a la actuación y por momentos breves dejo  la nariz.
-¿Difícil?
-El inicio cuesta. Salir al escenario sin mí nariz fue dificultoso pero la experiencia de retomar mi labor de actriz; los recursos que me da la formación actoral me ayudan y me siento preparada para asumir cualquier rol protagónico.
 



-¿Por qué decide ser clown?
-¿De ponerse la nariz?
-Si...
-Hay varios factores.
-¿El principal?
-La necesidad voluntaria de estudiar clown y descubrir mi deseo de ser payasa toda mi vida
-¿Por qué?
-Porque el payaso transforma el escenario de una manera muy especial, tiene además una agradable conexión con las personas; es un intercambio total de energías positivas. Entre el payaso y el público hay una comunicación interesante.
-Entonces, ¿usted es una payasa feliz?
-¡Totalmente! Cuando estoy con mi nariz vivo los momentos más felices de mi vida.
 



-¿Se siente cómoda?
-¡Me siento muy bien!

- Se dice que los payasos tienen una vida muy triste, ¿es un mito o una realidad?
-No necesariamente un payaso está sumido en la tristeza. El payaso trabaja con la verdad, con el entorno que lo rodea y su vocación es entregar alegría de manera natural. Si el payaso atraviesa por momentos duros, período de crisis, ello no altera su trabajo, todo lo contrario, hace de la miseria: el humor.
-Cómo se dan las etapas en su trayectoria de actriz, clown y directora…
-¡Exactamente como tus preguntas! Por partes. Primero estudié y me desarrollé como actriz, luego como clown y finalmente me formé como directora.
-¿Perú es su segunda patria?

-¡Definitivamente! Tengo sangre peruana y siento al Perú como si fuera mi primera patria.
-¿Cómo llega al Perú?
-¡Mi padre es peruano! Venía de vacaciones y me enamoré de un peruano y decidí venir a vivir al Perú.
-Artísticamente, ¿cómo se incorporó en nuestro país?
-Una vez instalada en Perú, encontré la escuela de clown Bola Roja a donde ingrese como alumna hasta que me involucré con la institución y formé parte de su equipo...
-¿Qué tal su experiencia como artista en Perú?
-¡Encantadora! ¡Soy feliz, muy feliz, tengo aquí casi 10 años!
-Sobre su labor de directora, ¿Cómo fue la experiencia de dirigir a talentos locales como Johanna San Miguel, Carlos Galdós?
-Dirigir a Johanna San Miguel fue divertidísimo. Ella es genial, creativa, de hecho creamos juntas el espectáculo y con Carlos Galdós igual.
-Y Fiorella Kollman…
-Fiorella Kollman, es una gran payasa peruana, para mi, ojo para mí, es la mejor de Perú; hicimos y estrenamos un espectáculo en Brasil y Perú y todo nos salió muy bien.
-Cuénteme un poquito sobre su labor de directora...
-El director observa las cosas desde fuera y en ése trayecto algunas veces tienes que contener al actor porque se va por caminos erróneos, entonces tienes que tener toda la comunicación del mundo para hacerle entender que por ahí no va el asunto y dejarlo ser también.





-¿Qué fórmula aplica en su labor de directora?
-Mi filosofía es dejar trabajar al actor y que exprese su deseo. -¿Después depura?
-Si…
 -¿Cuáles son las piezas que le han hecho sentir realizada?
-¡Todas! No puedo nombrar a ninguna en especial porque todo lo hice con pasión y entrega.
-AL MÍNIMO, Clásicos en un m2, el espectáculo con Christian Ysla llevó al escenario memorables clásicos griegos…
-¡Fue una experiencia espectacular! Christian trajo la idea de hacer los principales clásicos griegos dentro de un metro cuadrado y lo hicimos. Lo primero qué me pregunté fue si lo lograríamos, si el público entendería la historia…



-¿Lo entendió?
-¡Totalmente! Estoy agradecida por la respuesta del público. -¿Ustedes llevaron a escena el zumo de los clásicos griegos? -En realidad fue la esencia de cada uno de los clásicos griegos…
- ¿Fue fácil llevar la esencia de algunos clásicos griegos a un metro cuadrado?
-Se respeto el texto y para darle el hilo conductor creamos algunas escenas de 3 y lo interpretamos en un espacio mínimo.





-¿Que implica para una clown como Paloma hacer un clásico?
-¡Responsabilidad! A través de los años he tenido un prejuicio terrible con los clásicos.
-¿Sí?
 -¡Totalmente! Siempre decía: “soy payasa y quiero ser payasa toda mi vida”, sin embargo, cuando empiezas a investigar, a estudiar, descubres la belleza que hay dentro de los clásicos y su vigencia: ¡son una maravilla!

 

 -¿Cuál es el objetivo de su escuela?
 -Formar payasos. La escuela les da a los interesados la opción de probar sí es la especialidad de su agrado . Tenemos talleres de formación de 4 meses y los talleres para que la gente experimente el lenguaje en un taller de fin de semana. En la Escuela tenemos una serie de posibilidades para enamorar a la gente.
-¿Se siente realizada con todo lo hecho?
-¡Feliz de la vida! ¡Me encanta lo que hago!