lunes, 3 de agosto de 2015

Julio Ramón Ribeyro en una mirada de Rosella di Paolo, Claudia Salazar y Jennifer Thorndike




Autoras nos dan sus percepciones sobre la pluma del maestro del cuento






Hoy es el cumpleaños de Julio Ramón Ribeyro, uno de los mejores cuentistas de la literatura peruana y latinoamericana, autor de memorables libros como “La palabra del mudo”, “Solo para fumadores”, “Prosas Apátridas”.  Para celebrarlo, invitamos a nuestras escritoras Rosella di Paolo, Claudia Salazar y Jennifer Thorndike, quienes nos dan sus apreciaciones en torno a la obra del Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo. 


Rosella Di Paolo:


“Lo más valioso en Ribeyro no solo es el haber colocado "en foco" a personajes de los márgenes, sino hacerlo a través de un estilo limpio, terso"





“Lo más valioso en Ribeyro no solo es el haber colocado "en foco" a personajes de los márgenes, sino hacerlo a través de un estilo limpio, terso. Me atrae en particular su profunda conciencia del absurdo, expresada sin aspavientos, con naturalidad. Hay toda una filosofía sobre la futilidad de las cosas, sobre el no ser nada, trabajada con esa sencillez y con ese tranquilo humor que conmueven. "Una aventura nocturna", es el cuento de Ribeyro que más veces he leído. Creo que el desencanto es una de las experiencias humanas más dolorosas, y ese cuento casi minimalista lo refleja de manera magistral. 


Cuentos extraordinarios son también "Tristes querellas en la vieja quinta", "Alienación", "Silvio en el Rosedal", que son más ambiciosos, con más personajes, lugares y tiempos, sin embargo guardo un afecto especial por el que comienza diciendo "Nosotros somos como la higuerilla...". Basta que escuche esa frase, o la recuerde, o la relea para que se me ponga la piel de gallina. Quizá se deba a que "Al pie del acantilado" fue el primer cuento de un autor peruano que leí cuando era niña. No olvido la conmoción que me produjo el realismo de sus personajes y escenarios. La muerte de Pepe, en el mar, y la expulsión de los habitantes de la barriada me remeció, me indignó”. 


Claudia Salazar:


"En este homenaje a Ribeyro me parece imprescindible hablar no sólo de su cuentística sino también de sus diarios y aforismos"





“El título que engloba su cuentística: "La palabra del mudo", refleja muy bien la recuperación que hace Ribeyro de ciertos personajes que casi se borran en las tradiciones literarias. Se trata de personajes humildes, del hombre común en el sentido más básico que se pueda encontrar. Ribeyro recupera esas voces y nos ofrece una mirada muy personal de universos cotidianos que se ocultan en Lima


Por otro lado, en este homenaje a Ribeyro me parece imprescindible hablar no sólo de su cuentística sino también de textos como "La tentación del fracaso" (sus diarios) y las "Prosas apátridas" (colección de aforismos) que nos revelan a un escritor que conjuga en distintas tonalidades y una propuesta estética basada en la reflexión sobre la intimidad. Leí a Ribeyro muy joven, creo que fue uno de los primeros escritores peruanos que leí. El cuento que me impactó más en la primera lectura fue "La insignia". Quizás por el carácter fantástico y absurdo del cuento, que me reveló lo kafkiano antes de conocer y leer a Kafka”. 


Jennifer Thorndike:


 “Lo más valioso en los textos de Julio Ramón Ribeyro, es la habilidad que tenía para transmitir la sensación de fracaso" 




Lo más valioso en los textos de Julio Ramón Ribeyro, es la habilidad que tenía para transmitir la sensación de fracaso de sus personajes. Es increíble cómo la manera en que los desarrolla te permite conocerlos en unas cuantas líneas y sentir afinidad, incluso cariño, y sentir que su fracaso no sólo es de ellos, sino que es parte de uno mismo. Se adopta, se adhiere al lector. 


Otro de sus grandes aciertos es tener las palabras precisas para describir sensaciones que el lector en algún momento ha sentido y crear atmósferas que te jalan al cuento rápidamente. Es un escritor con el que cualquiera puede identificase, es el escritor que uno cree, y quiere, ser cuando es adolescente. 

De los cuentos que mas me impactaron puedo citar a “Una aventura nocturna”, “La botella de chicha”. “Tristes querellas en la vieja quinta” y “Espumante en el sótano”.  La mayoría de los cuentos de Ribeyro tienen como protagonista a un fracasado que de pronto tiene la ilusión de que por primera vez en su vida va a lograr algo que lo haga sentir menos miserable. Y luego, en un giro determinado por su propia suerte, la situación no se concreta y el personaje termina igual que siempre: sumido en su propio fracaso. Esos cuentos que cito me han hecho vivir esa situación, me han hecho sentir lo que esos personajes han sentido. Y ese es el valor de la literatura de Ribeyro: hacernos sentir lo que supongo él mismo sintió y logró transmitir a sus personajes. 


Líneas como “A los cuarenta años, Arístides podía considerarse con toda razón como un hombre excluido del festín de la vida" o “Y tuvo la sensación de una vergüenza atroz, como si un perro lo hubiera orinado” (primera y última línea del cuento “Una aventura nocturna”), lo dicen todo. Los escritores deberíamos aprender que no se necesitan muchas palabras para lograr transmitir sensaciones tan intensas. Creo que ése es el mayor valor de su literatura"