lunes, 28 de mayo de 2012

Rec 3: Génesis (Crítica)


Escribe: Raúl Lizarzaburu

Tercera de la serie de filmes de horror españoles iniciada con Rec (2007) y continuada con Rec 2 (2009), ambas de buen nivel y éxito de taquilla en la Madre Patria –e incluso ganadoras de premios Goya, algo inusual en el género– dirigidas al alimón por los españoles Jaume Balagueró y Paco Plaza. La trama giraba en torno a un mortal virus que convertía en zombis a los habitantes de un edificio en Barcelona (la primera de ellas tuvo una versión americana inferior, Cuarentena).

En la secuela Rec 2, que retomaba la historia más o menos donde se quedó la anterior, el final daba pie a una tercera parte que tenemos aquí, solo con Plaza como director, además guionista con Luiso Berdejo (Balagueró es productor ejecutivo), y el título Rec 3 con el agregado de Génesis, y una connotación bíblica que tiene su explicación en el filme, ya que la narración no se ubica necesariamente antes en el tiempo. Se inicia con una larguísima secuencia –sobre todo teniendo en cuenta que la película dura apenas hora y 20 minutos– de la ceremonia de matrimonio en un restaurante, al parecer común y corriente, de los protagonistas Koldo y Clara (Diego Martín-Leticia Dolera), grabada con diversas cámaras caseras, y donde pasa todo lo que puede pasar en una boda, hasta que de pronto un hombre cae desde lo alto y su sangre se convierte en el ente transmisor al morder a una invitada. Y comienza la vorágine, la lucha entre los que están convertidos en zombis y lo que aún no y se resisten a estarlo, defendiéndose como pueden, los novios separados, buscándose entre sí uno lejos del otro, y ella convertida en exterminadora de muertos vivientes motosierra en mano (¿homenaje a Tobe Hooper?). Y así vemos cabezas, brazos, piernas saliendo disparados o cuerpos partidos en dos.
Las imágenes cámara al hombro de la boda –y de los otros dos filmes, cabe decirlo– dan pase a otras que captan desde distintos puntos de vista la sensación de pánico creada por los zombis sueltos en plaza; el punto de quiebre es justamente una cámara destrozada a patadas. Los efectos visuales y de maquillaje no están nada mal, y hay secuencias interesantes como la de los zombis invadiendo el ómnibus, aunque la ausencia en gran medida de un hilo narrativo casi se limita a una sucesión de escenas violentas. Otro elemento que marca distancia con las anteriores, además de la mayor cuota de humor macabro (que se escuche constantemente el tema Gavilán o paloma de Pablo Abraira, por ejemplo), es que aquí buena parte de la acción transcurre a plena luz del día. Ojo con el inesperado desenlace, y con la actuación de Leticia Dolera como la novia fuera de control. Este Rec 3: Génesis quizá no alcance el nivel de las dos primeras. Pero no es un mal filme. Puede interesar, sobre todo a los seguidores del gore. La novedad es que Balagueró pondrá punto final a la serie el próximo año con la cuarta entrega. Habrá que ver qué nos ofrece.