jueves, 21 de febrero de 2013

Jesús Álvarez: “El público peruano no tiene a nuestras películas como primera opción”



Director de la aludida cinta nacional considera que el éxito obtenido en su primer día de exhibición es la respuesta natural a un trabajo desprendido



Hace una semana se estrenó la película nacional “Quizás mañana”, dirigida por Jesús Álvarez y protagonizada por Bruno Ascenzo y Gisela Ponce de León. El filme narra la historia de amor de dos chicos un sábado por la tarde en Magdalena. Como es sabido, en su primer día de exhibición la aludida cinta logró convocar a cinco mil personas, un halago para la cinematografía peruana. Al respecto Lima en Escena charló con el director.  


- Quizás mañana, su ópera prima, es una película de amor, urdir sobre este tema y sus conflictos, ¿es atractivo para el gran público?
-Es importante generar historias que puedan lograr que el público se sienta cómplice con la misma y eso pasa con Quizás Mañana, una película de fácil entendimiento porque hablamos de situaciones que todos vivimos en algún momento de nuestras vidas.

-Además de dirigir Quizás mañana, es responsable del guion, ¿cómo surge la historia…en quiénes se inspira?
-Cuando escribo una historia, un guion, usualmente me inspiro en experiencias propias. Quizás mañana, la escribí a raíz de una serie de situaciones personales por las que estaba viviendo en un momento determinado de mi vida. De alguna manera, el guion fue como una terapia, una purga, una catarsis...

-El amor, una historia de dos… ¿qué le cautiva de este tema?
-Me seduce lo que puede lograr una persona cuando la dejas entrar en tu vida. El hecho de que tu vida tome un nuevo giro, un nuevo norte o se encamine gracias a la presencia de una segunda persona: es mágico. ¡Esa magia me seduce!


-La banda sonora de la película juega un rol importante en la misma, ¿cuéntenos como trabajaron la parte musical?
-La construcción de la música estuvo a cargo de Ricardo Núñez y su empresa vinilo sound. Lo que le pedí a Ricardo fue una gran canción. Un tema musical que lo descubriéramos  por partes, de a pocos, como vamos descubriendo a los personajes. El es un capo en asuntos de música. La canción es interpretada por él y por Gisela Ponce de León. Asimismo, trabajamos con un tema adicional de Nicole Pillman que nos sirvió para la promoción; es todo un hit trabajar con ella. ¡Nicole es una de las grandes!

-De otro lado, es indudable que las locaciones además de atractivas son vitales en las composiciones de cada escena, ¿por qué Magdalena?
-La historia gira en torno a dos personas que recorren su barrio mientras se van conociendo. Es un recorrido que le sirve a uno de los personajes para pasar por lugares significativos. Como locación, Magdalena se comprometió desde el inicio con el proyecto. Magdalena, es además, un personaje de la película: sus calles, sus parques, su aire, su mar, su cielo, es de una belleza mágica. Magdalenas fue un verdadero socio estratégico.

-¿Por qué es tan difícil mantener una cinta peruana en cartelera?
-Porque hay un prejuicio marcado, un prejuicio que va mas allá del tema de exhibición. Para el público peruano la cinematografía nacional es la última opción. El público peruano no tiene a nuestras películas como primera opción.


-A propósito de la buena acogida de su ópera prima Quizás mañana, ¿cómo se siente?
-Antes del estreno solo deseaba trabajar una película que pudiera conectar con el espectador, con el gran público, tener la posibilidad que la pudiera hacer suya. La respuesta del público no es más que un acto de reciprocidad pues la película la hicimos con mucho cariño y entrega.

-¿Qué tan importante es para un director, sus productores y el elenco, que el gran público acepte y tolere una película nacional?
-No es un tema de tolerar, ni de aceptar, es un tema de ir al cine a ver una película sin que importe la nacionalidad.

-Imposible no hablar sobre sus proyectos inmediatos, ¿qué viene después de Quizás mañana?
-Estamos en el rodaje de Japy Ending, una película que tiene varios directores. Es mi segunda cinta y ya vengo trabajando dos proyectos más: Roommates y Medianoche.