lunes, 25 de febrero de 2013

Premios Oscar 2013: ¡Justicia para Argo y su director Ben Affleck!





La Academia de Hollywood celebró este domingo la entrega de la 85 edición de sus prestigiosos premios Oscar que reconocen el trabajo de los profesionales de la industria del cine. Desde el teatro Dolby de Los Ángeles, la gala contó con la participación del comediante Seth MacFarlane como maestro de ceremonias, conocido por su ácido sentido del humor


Los Oscar 2013 no han traído demasiadas sorpresas. Lo más destacado de esta edición ha sido precisamente el equilibrio entre las principales candidaturas. “Una aventura extraordinaria”, se ha llevado cuatro premios (entre ellos el de mejor director para Ang Lee), mientras “Argo” ha conseguido tres (siendo reconocida como mejor película), y tres también han ido para “Los miserables” (con el anunciado Oscar para Anne Hathaway como mejor actriz de reparto), en una gala en la que “Lincoln”, pese a que Daniel Day Lewis ha sido reconocido como el mejor actor, ha ganado tan sólo dos estatuillas (partía con doce).

¡Argo hace historia en los Oscar!


Tenía 25 años, cuando Ben Affleck era una joven promesa de Hollywood. Acababa de obtener su primer Oscar por el guión de El indomable Will Hunting, siendo el ganador más joven de la categoría, y los proyectos le llovían del cielo en una industria ávida de rostros “bonitos”. Pero un lustro después, tras el fracaso de Gigli el actor no era motivo de envidia.

Había trabajado desde pequeño en publicidad y en series televisivas, pero la ruleta de la fama le había puesto en el disparadero por motivos equivocados. “Me acabé convirtiendo en una broma de Hollywood. Me sentía asfixiado, miserable y sucio”, aseguraba sin sensación de melancolía el actor durante un homenaje en el festival de cine de Santa Bárbara. “Así que me salí del circo. Me fui a Georgia y dejé de salir en los medios”, sentenció.


En ese momento, Ben Affleck dejó de ser un “malogrado” actor de la industria de Hollywood para convertirse en una de las estrellas emergentes tras la cámara. Gone baby gone y The town fueron su carta de presentación, y finalmente la industria se ha rendido a sus pies con Argo. “Sé exactamente lo que he logrado, porque sé lo duro que he trabajado. Es la única manera de tener éxito”.

Y el éxito se traduce en tres Oscars, las estatuillas que Argo ha ganado: mejor película, mejor montaje y mejor guión adaptado. La cinta se ha convertido en la gran triunfadora. La victoria de Argo parecía cantada tras barrer en todos los premios que precedían al tío Oscar. 


La película había completado la carrera perfecta antes de llegar a la alfombra roja del Dolby Theatre: venció en los Globos de Oro, en los Critics' Choice, en los BAFTA y en los premios de los sindicatos principales de Hollywood (productores, directores, actores y guionistas). Sólo dos películas habían logrado este éxito tan unánime previamente: American Beauty (1999) y Slumdog millionaire (2009). Sin embargo, Argo tenía encima la pesada losa de la historia. Ben Affleck no había conseguido la candidatura de mejor director y en los últimos 80 años sólo una película había sido la gran triunfadora sin que su realizador fuera nominado por la Academia.

La excepción era Paseando a Miss Daisy (1989), que sí era la cinta más nominada de la noche con nueve candidaturas, una más que Nacido el 4 de julio. Argo no era este año la primera, ni la segunda, ni la tercera ni la cuarta, sino la quinta película más nominada con 7 opciones de premio. Su victoria hoy ha derribado la barrera de mejor director y le convierte además en la primera película que vence partiendo desde una quinta posición en número de nominaciones.


Argo ha ganado gracias a su fórmula comercial sustentada en un guión sólido y muy definido. Con una narrativa clásica pero contundente, no arriesga ni innova pero es fiel al estilo tradicional del viejo Hollywood de contar y transmitir grandes historias al espectador. “Cuando gané mi primer Oscar hace 15 años no sabía lo que estaba haciendo”, dijo al recibir la estatuilla y remató su discurso señalando que lo importante no son los golpes de la vida: “Lo que importa es levantarse”, dijo.

Day-Lewis hace historia con su tercer Oscar



Daniel Day-Lewis ganó el Oscar al mejor actor por su auténtica y convincente interpretación del presidente Abraham Lincoln en el drama histórico de Steven Spielberg. Es el primer actor en llevarse el reconocimiento al mejor actor en tres ocasiones. Ha sido cinco veces nominado y ganó por "Mi pie izquierdo" en 1990 y por "Petróleo sangriento" en 2008.


El actor británico se preparó durante un año para "Lincoln" y, siguiendo su método, continuó sumergido en el personaje durante toda la producción. Su Oscar era uno de los más anticipados y lo coloca como uno de los actores más reconocidos de nuestros tiempos.


Day-Lewis, de 55 años, superó en la competencia por el Oscar a Bradley Cooper (El lado bueno de las cosas), Denzel Washington (El vuelo), Hugh Jackman (Los Miserables) y Joaquin Phoenix (The Master).
El europeo ya había conseguido ese mismo galardón por Pozos de ambición y Mi pie izquierdo.

Ang Lee, Oscar al mejor director


El taiwanés Ang Lee se alzó con el segundo Oscar de su carrera como mejor director por su película “Una aventura extraordinaria”, un galardón que disputaba con Benh Zeitlin (Bestias del sur salvaje), David O. Russell (El lado bueno de las cosas), Michael Haneke (Amour) y Steven Spielberg (Lincoln).


Lee, que agradeció el premio al "dios del cine", quiso compartirlo con las "3.000 personas" que componen el equipo de “Una aventura extraordinaria”, con su región natal de Taiwán, donde rodó la película, y con el escritor Yann Martel -autor de la obra en la que se inspira el film: "Namasté", se despidió el realizador, haciendo suya esa espiritual expresión india. 


Lee, de 58 años, había ganado el Óscar en esa misma categoría por Brokeback Mountain y se impuso a Spielberg, quien aparecía como favorito en las quinielas para llevarse el premio.

Jennifer Lawrence, la mejor actriz


Jean Durjardin ha sido el encargado presentar el Oscar 2013 a la mejor actriz, una categoría en la que no había una clara favorita. Jennifer Lawrence, protagonista de El lado bueno de las cosas, ha dado la sorpresa al imponerse a la veterana Emmanuelle Riva -cumple hoy mismo 86 años y era, tras alzarse con el César, uno de los nombres que sonaban-, a la solidez de Jessica Chastain, a la jovencísima debutante Quvenzhané Wallis y al drama con sello español de Naomi Watts.


Lawrence es, ante todo, la actriz de moda. El público ya se fijó en ella con su papel en el filme de sello independiente  Winter's Bone en 2011 por el que ya fue nominada. Después estrenaría X-Men: First Class y el éxito taquillero Los juegos del hambre donde se pondría en la piel de Katniss Everdeen. Sin embargo, ha sido su papel en esta comedia romántica de David O. Russell -Silver Linings Playbook: El lado bueno de las cosas la que le ha valido el premio absoluto de la crítica empujándola al Olimpo de las nuevas grandes estrellas. La joven actriz intervendrá en las dos próximas películas del también director de Tres reyes.



Nacida en Louisville, Kentucky, el 15 de agosto de 1990, Lawrence inició su carrera a los 14 años, cuando pasó un verano en Nueva York cautivando a productores y ganando numerosos papeles pequeños en comerciales y películas. No obstante, la actriz se ha mostrado siempre recelosa del show mediático que envuelve al mundo del cine de fama y flashes. Con este nuevo empuje a su casi incipiente carrera a cotas más altas solo el tiempo dirá.
  
Tarantino, Oscar al mejor guión original por 'Django desencadenado'


"Es un honor que me lo hayan dado, porque este año estaba muy reñido", dijo el popular director.

Sus enemigos legendarios le acusaban de frivolizar con la esclavitud y de un inoportuno exceso de violencia con su “Django Desencadenado” pero al final la Academia ha claudicado otorgando a Quentin Tarantino el Oscar al mejor guión original. 


Es el segundo que consigue tras Pulp Fiction. El director de Kill Bill ha agradecido el premio en un año en el que “estaba especialmente reñido, el año de los guiones”, ha explicado. (Fuente: agencias)