viernes, 22 de marzo de 2013

Bebo de Oro ¡In memorian!




Textos y fotos: Rosana López Cubas

¡Homenaje! Difícil de olvidar al pianista cubano de jazz: Bebo Valdés, hasta hace unas horas, uno de los pocos sobrevivientes, por no decir, el único de la época de oro de la música tradicional cubana, a quien tuvimos la fortuna de conocer, escuchar  y charlar en una de sus conciertos en el teatro Jackie Gleason de la ciudad de Miami Beach en el año 2006 a propósito de nuestra labor como fotógrafa y reportera. Aquel concierto fue apoteósico en todo sentido de la palabra. 


Un repertorio que reunió lo mejor de su trayectoria musical el cual incluyó la interpretación del emblemático “Lágrimas Negras”, composición que a más de uno colmó de emoción ante un lleno total. Hoy viernes falleció Bebo Valdés en Suecia a los 94 años de edad. Compositor, pianista y considerado una de las grandes figuras de la música cubana del pasado siglo. 


La trayectoria musical de Valdés tiene básicamente dos momentos de auge. Entre 1948 y 1957, fue uno de los músicos más importantes de la llamada edad de oro del jazz afrocubano con epicentro en el Tropicana Club de La Habana. La revolución castrista provocó su exilio hacia Europa y pasó muchos años viviendo en Suecia, donde cayó en el anonimato. 


Su segunda etapa de éxito llega en la década de los noventa, cuando su compatriota el saxofonista Paquito D'Rivera le produjo Bebo rides again (1994) y, especialmente tras la irrupción en el 2000 de la película -y su consecuente disco- de Fernando Trueba Calle 54, documental en el que se reunieron a los grandes del latin-jazz. Su otro gran éxito fue Lágrimas negras (2004), que grabó junto al cantaor Diego el Cigala. ¡Bebo Valdés forever!