viernes, 5 de abril de 2013

Mariana de Althaus: “Nunca somos capaces de decir: Te quiero. Perdóname”



A propósito del reestreno de la puesta en escena “El Sistema Solar”, charlamos con su autora y directora




¡Teatro estrenos! Luego del éxito de la primera temporada de “El Sistema Solar” (2012), y de ser nominada a mejor obra del año en los Premios Luces de “El Comercio”, este el 5 de abril se reestrena en una antigua casona miraflorina la conmovedora historia de la dramaturga y directora Mariana de Althaus. La aludida pieza teatral cuenta con las actuaciones de Gustavo Bueno, Katerina D´onofrio, Sebastián Monteghirfo, Valeria Escandón y Mariano García Rossel. "El Sistema Solar”, retrata la historia sobre el intento de reconciliación de una familia quebrada a propósito de una infracción amorosa: el padre ha cometido un error, el grave error de fijarse en la ex de su hijo.



-El Sistema Solar en su reestreno, ¿tiene algunas variantes con respecto a su primera versión?
-Sí, hemos adaptado la obra a un espacio un poco más grande con puertas de entrada y salida diferentes, así que el movimiento escénico es distinto. Pero todo lo demás se mantiene igual.

-La puesta en escena nos habla sobre el intento de reconciliación de una familia quebrada, ¿no es casual tocar este tema en una coyuntura social como la contemporánea donde parte de nuestra juventud crece en hogares quebrados…?  
-La familia como institución está en crisis actualmente, con la independencia de la mujer y su inserción en el mundo laboral es difícil que un matrimonio dure mucho si en él hay desigualdades, violencia o desamor. Encontrar parejas, matrimonios duraderos, ahora es raro, la primera crisis tiene como consecuencia el divorcio. Además está el enorme porcentaje de madres solteras, abandonadas por sus maridos. El tema de la crisis de la familia es un tema que obsesiona al cine, la literatura y el teatro desde ya hace un tiempo, y tiene para rato.

-¿Hasta qué punto el tema de la reconciliación es saludable para una familia quebrada y que arrastra años de silencio, de rabia…?
-Yo creo que la reconciliación es saludable en cualquier circunstancia; lo que pasa es que no siempre es posible. Si ha habido un daño muy grande y si los involucrados no tienen la humildad y generosidad suficientes, es complicado. Lo más común es ver gente gobernada por el rencor. Pienso que la reconciliación debería ser iniciativa y esfuerzo de los padres principalmente, pero no es raro ver que muchas veces son los hijos, más evolucionados e inteligentes que sus padres, los que empujan a la familia hacia la reconciliación.



-La relación entre un padre y sus dos hijos caracterizada por la incomunicación, los malos entendidos, y el rencor, ¿simbólicamente, es un jalón de orejas para salir de este letargo o mejor dicho de esta problemática?
-En todas las familias hay, en mayor o menor medida, rencores y temas no resueltos. Lo que me conmueve es ver los esfuerzos de los padres o de los hijos por resolver, y mientras realizan estos esfuerzos, cometen nuevos errores. La torpeza del amor, la dificultad de decir lo que uno piensa, la enorme capacidad de herir que tienen los que más nos aman. Temas universales. Aunque la solución sería tan simple como decir “Te quiero. Perdóname”, nunca somos capaces de hacerlo.

-El Sistema Solar, es un montaje desprovisto de escenarios clásicos y toda la parafernalia escenográfica que implica, ¿Qué reflexión le deja la experiencia de hacer una obra de teatro con una inversión mínima de dinero?
-Creo que es el camino para la experimentación, para hacer un teatro propio, que no copie lo que se hace en otros países. Pensar en conseguir mucha plata y en llenar una sala de 300 personas distrae del objetivo que tenemos algunos: hacer un teatro arriesgado, bueno y particular.

-Desde su experiencia como dramaturga y directora de teatro, ¿en qué radica la importancia de explorar y trabajar más con los personajes, el texto, y la actuación?
-A mí me interesa más un teatro que se sostiene sobre todo en la actuación y en el texto, más que en los recursos técnicos. Es una predilección personal, respeto totalmente a aquellos que prefieren trabajar más lo otro. A mí, lo que me conmueve o remece en el teatro, no tiene nada que ver con cuánto se mueve la escenografía o qué efectos de iluminación hay. Cuestión de gustos, nada más.


-viaexpresa colectivo realiza la interesante labor de promover la dramaturgia nacional, ¿no es casual estrenar hace unos días Números Reales y reestrenar el Sistema Solar, dos montajes cuya preocupación temática son los hogares en crisis…?
-Creo que el Perú es un hogar en crisis, y ya Rafael Dumet en Números Reales lo vio perfectamente. Es un tema inagotable.