jueves, 22 de agosto de 2013

Luis Alberto León, nos habla de “La Cautiva”, la obra ganadora de Sala de Parto



Foto: Rosana López Cubas

La obra ganadora del Festival de dramaturgia peruana contemporánea “Sala de parto”, es la pieza “La Cautiva” del artista visual Luis Alberto León, quien tuvo que competir con más de setenta dramaturgos con su obra la cual narra la historia de una niña asesinada en la época de la subversión en Ayacucho.

La obra se ubica en el Perú, en la zona de emergencia, a inicios de los años ochenta. Trata sobre el asesinato de una niña que llevan al sanatorio en donde el cadáver despierta, empieza hacer consiente que está muerta. Precisamente, en este proceso se entera que fue vejada, y conoce a los criminales, y se vincula con el médico de la morgue con quien empieza una relación extraña.

Al respecto el autor expresó: “A través de estas iniciativas es que los dramaturgos nuevos podemos mostrar nuestro trabajo, sino no vería de qué manera podríamos hacerlo y sustentarlo. En esta competencia, no sólo hemos sido atendidos, leídos, sino creo que el trato que se le ha dado al dramaturgo ha sido considerado, en la revisión de las obras”.




-¿Cómo decides dar origen a la historia de “La Cautiva”?
-Soy un artista plástico. Artísticamente me formé durante el periodo de guerra que vivimos en los ochentas. En aquella época compañeros y amigos volcaron en sus trabajos todos estos hechos. Yo no lo hice. No suelo tratar temas políticos en mis obras. Por algún motivo imagino. No viene al caso hablar sobre este tema. Ahora, y de manera espontánea la dramaturgia me sirvió como marco para hablar sobre todo esto que en su momento no lo pude expresar.

-¿Cómo asumes el hecho de haber ganado Sala de Parto?
-Este momento es vital para mí. Lo es todo, sin embargo, no puedo considerarme dramaturgo por que gané Sala de Parto. Escribir es una actividad reciente. Sería absurdo sentirme dramaturgo, sería equipararme con mis profesores: Alonso Alegría, Alfonso Santisteban, Mariana de Althaus quienes sí son grandes dramaturgos. Tengo mucho camino que recorrer.

-¿Existe diálogo entre el lenguaje plástico y la dramaturgia?

-Inevitablemente. No sé si me corresponde decirlo, en todo caso, no tengo mucha habilidad para explicarlo, pero definitivamente hay un nexo.