viernes, 26 de diciembre de 2014

Karina Pacheco Medrano: “A casi todos nos sacuden los hechos violentos o corruptos”






 “La verdadera grandeza se manifiesta en muchas otras personas que manteniendo un perfil bajo, incluso anónimo, sin presencia en los medios, sin facebook ni otras redes sociales, hace una labor humana inmensa”, dice la autora en la siguiente interviú




Fotos: Rosana López Cubas


Hace poco, la antropóloga, escritora y editora cusqueña Karina Pacheco Medrano, unas de nuestras narradoras peruanas más relevantes, presentó en el hermano país de Guatemala, “El bosque de tu nombre” (CequesEditores), su última novela, cuya trama de ficción nos acerca a una violenta Guatemala de las décadas del 50 y 60.

Este periplo por el país centroamericano culminó con su visita a la Feria Internacional de Guadalajara (México), evento en donde presentó Cusco, espejo de cosmografías (Ceques Editores), antología de cuentos de reconocidos escritores españoles y latinoamericanos en el que participan 16 narradores entre quienes destacan: Gabriela Alemán, Claudia Amengual, Jacinta Escudos, Leila Guenther, Javier Cercas, Edmundo Paz Soldán, Andrés Neuman, Juan Gabriel Vásquez, entre otros.

Precisamente, para charlar sobre estos temas, Lima en Escena fue en su busca.




-Una de las novelas más relevantes sobre las implicancias sociopolíticas de una dictadura militar y en consecuencia la cruenta violación de DDHH ha sido “El bosque de tu nombre”. ¿Cuál ha sido el periplo de este importante libro en este 2014 que ya fenece?

-El libro ha vivido un intenso primer año desde su publicación; aunque también fue muy intenso el proceso de creación y revisiones, que empezó en 2009. El lanzamiento se hizo en Lima, en diciembre de 2013 y pocos días después hicimos una presentación en el Cusco, que fue bastante fuerte, pues tres amigas actrices ofrecieron una performance estremecedora a partir de algunos fragmentos de la novela. A partir de ese momento se fueron publicando numerosas notas y reseñas y esto motivó a que en marzo me invitaran a presentarla en la FIL de Trujillo y en abril en la FILZIC del Norte de Chile. En mayo, como parte de la comitiva de autores peruanos invitados a la FILBO de Bogotá, presenté la novela allá. 

Luego han seguido saliendo nuevas notas y reseñas y he podido participar en varias mesas de discusión sobre narrativa de la violencia en América Latina. Finalmente, la presentación más significativa se dio el pasado 24 de noviembre, al fin en Guatemala. Me alegra y alivia mucho que “El bosque de tu nombre” ya empiece a circular en Guatemala y espero que prosiga circulando entre nuevos lectores y espacios.

-Estas temáticas deben ser visibles en la ficción puesto que este tipo de horrores sociales siguen vigentes. Lo que acaba de suceder en México con los estudiantes es un claro ejemplo. ¿Por qué es vital que el artista se manifieste sobre estos hechos a través de sus obras?

-Cada artista y autor expresa lo que más le mueve la entraña, la creatividad, la reflexión. En este sentido, no se trata de que todos deban pronunciarse en sus obras sobre temas sociales; pero sin duda a casi todos nos sacuden los hechos violentos o corruptos que atentan contra nuestra nociones más básicas de respeto a la vida y a la convivencia social. A algunos autores estos temas –y la conmoción que nos suscitan- nos mueven a dar respuestas o crear formas a través de lo que mejor sabemos hacer. Y esto puede ser por medio del cine, el documental, la pintura, la escultura, la poesía, la música, la narrativa…

 A mí el caso guatemalteco me remecía; no solo por las cotas de violencia e impunidad que allá se desataron, sino porque en medio de las investigación, descubrí que muchos de los manuales de la violencia aplicados por otras dictaduras de América Latina en los años 70, fueron aprendidos y practicados antes en “el laboratorio guatemalteco”. En la novela, que no deja de ser un thriller que se abre a continuas vueltas de tuerca, se va narrando también esa historia, que lamentablemente no fue ficción.

-Desde tu mirada de antropóloga, ¿cuál es la importancia de denunciar este tipo de violaciones a los DDHH a través de la ficción?

-Las Ciencias Sociales son muy valiosas para analizar realidades políticas, económicas, culturales, y su exposición de los hechos aplica un lenguaje más conciso y susceptible a ser comprobado; eso es muy importante; pero ese lenguaje suele alcanzar a un público limitado, el de los especialistas. La literatura de ficción, al expresar historias a través de una narración que permite volar con la imaginación, y a través de tramas y personajes que parecen tocarnos, tiene la posibilidad de acercar esas historias a un público mucho más amplio, y hacer que este, aun sabiendo que es una ficción, pueda visibilizar, e incluso sentir esos hechos como si los estuvieran experimentando en sus vidas. La reflexión, emoción o conmoción que despierta la lectura de un cuento o novela tiene esa magia. Y muchas veces es a partir de una historia de ficción que una empieza a interesarse por conocer más de la historia real, de fondo.

-Hace poco volviste a Guatemala. Cuéntanos sobre esta visita…

-Esta segunda visita tuvo como objetivo presentar la novela en el país que la inspiró. Y claro, también ha sido motivo para disfrutar de los amigos que tengo allá. En este viaje he podido observar que persisten grandes silencios para abordar la violencia del pasado, tal vez porque la impunidad está demasiado extendida, y para muchos está normalizada, de modo que una cantidad extrema de delitos aberrantes permanecen sin justicia y son negados o calificados como simples excesos. 

Con más de 200.000 muertos y desaparecidos en situaciones de violencia política, ¿es plausible hablar de excesos? La desigualdad y la exclusión de las poblaciones indígenas sigue siendo lacerante, y los índices de violencia ciudadana del presente son elevadísimos. Pero al mismo tiempo, Guatemala no deja de expresar una riqueza cultural y una belleza natural alucinante; ni tampoco deja de alumbrar a cantidad de hombres y mujeres que realizan trabajos extraordinarios a favor de la justicia, la paz, el arte, la educación, la lucha contra el racismo, la protección del medioambiente contra la voracidad de instituciones depredadoras, o la sanación de las heridas provocadas por la violencia. Y hacen todo esto con enorme valentía, pues muchas veces esto les lleva a recibir amenazas o poner en riesgo la vida. 

Yo me he implicado con Guatemala por todo eso, y porque la experiencia de este país te devuelve a la humildad, al recordarte que ser escritor es algo interesante, pero que la verdadera grandeza se manifiesta en muchas otras personas que manteniendo un perfil bajo, incluso anónimo, sin presencia en los medios, sin facebook ni otras redes sociales, hace una labor humana inmensa y obstinada por hacer del paisaje de nuestro mundo algo más limpio, más vital.

-La novela la presentaste en Perú, España, Colombia, Chile, y ahora Guatemala. ¿Cómo ha sido recibida en estos países?

-España es un pendiente para el año que viene y será muy importante, pues fue mientras vivía , en 2009, cuando escribí en un delirio de investigación y redacción el primer borrador de esta novela, y porque fue en España, hace 20 años, cuando pude conocer por primera vez los pormenores de la tragedia guatemalteca que me motivaron más tarde a escribir “El bosque de tu nombre”. España es además un gran reflector para la literatura en castellano. En el Perú la novela ha recibido muy buenas críticas y va logrando ese beneficio que otorgan los lectores al promocionarla por el “boca a boca”. Quienes han leído la novela en Colombia y Chile también me han dado opiniones alentadoras. Pero ahora viene el desafío mayor, el efecto que pueda o no tener en Guatemala.





-¿Qué expectativa tienes sobre el “El bosque de tu nombre” en Guatemala?

-Quienes ya la han leído me han dado comentarios muy positivos y les resulta  interesante que la historia de Guatemala sea retratada en la novela desde la perspectiva de una escritora y un personaje narrador que van descubriendo esa historia desde fuera, con miradas distintas a quienes la han vivido desde dentro. También les llama la atención que me haya enfocado más en la violencia de los años 50 y 60, que fue atroz, pues la violencia que más se ha abordado y conoce dentro y fuera de Guatemala es la de los años 80, porque fue aún más descarnada y masiva. Toca esperar la opinión de los nuevos lectores guatemaltecos.

-Pasando al tema de tu sello editorial, ¿qué te llevó a constituir Ceques que ya tiene más de un año de vida?

-Ceques Editores surgió hace un año y medio con la complicidad y el apoyo de dos socios, y el aliento de varios amigos. Vivimos un momento de eclosión de editoriales independientes en el Perú, especialmente en Lima. Desde Cusco veíamos necesario sumarnos a ese impulso con un ánimo descentralizador, y hacerlo en varias áreas que nos apasionan además de la Literatura, y que son temas fuertes en el sur andino: Historia, Arqueología y Antropología andina. A futuro, esperamos también aportar con buenos títulos en Arte y Medioambiente.

-¿En qué países y en que ciudades locales (Perú) distribuyen sus títulos?

-La distribución es una de las tareas más complicadas. Por ello, distribuimos en tres librerías especializadas de Cusco y en otras tres de Lima. En Madrid se pueden encontrar en la librería Iberoamericana; en Santiago de Chile en Metales Pesados, y desde hace un mes están disponibles en Sophos, la librería más grande de Guatemala. Por ahora, la distribución fuera del Perú se logra de manera más personal; a través de nuestros viajes o el de amigos que nos apoyan con esta labor.

-De otro lado, hace poco estuviste en la Feria del Libro de Guadalajara-México. Nos puedes hablar sobre esta visita.

-Fui a la FIL de Guadalajara para presentar el título más internacional de Ceques, la antología de relato y cuento iberoamericano “Cusco, espejo de cosmografías”. La habíamos presentado en agosto en la FIL de Lima y en noviembre en la FIL de Cusco. Presentarla en Guadalajara ha sido una gran oportunidad, por ser la mayor feria del libro en idioma castellano. De otro lado,  el 1 de diciembre participé junto con otros cuatro escritores en una mesa sobre el estado de la literatura y las nuevas editoriales en América Latina.

-Este 2014 publicaron dos títulos de suma importancia y aporte. Por un lado está Gregorio Condori Mamani - Asunta Quispe Huamán, autobiografía, un hito en el tema de oralidad y antropología andina. ¿Cuál ha sido el impacto de este título? 

-A principios de año publicamos también el último libro del conocido arqueólogo e historiador Brian Bauer (et al) sobre los terribles desencuentros religiosos y políticos entre incas y españoles en el reino de Vilcabamba en el siglo XVI. La nueva edición de Gregorio Condori, cargador de los mercados del Cusco, y de su compañera, Asunta Quispe, supuso cumplir uno de los sueños con los que nos lanzamos a la creación de Ceques Editores. Como has mencionado, es una autobiografía clásica de la Antropología y la Oralidad Andina que pudo salir a la luz gracias al trabajo de dos grandes antropólogos cusqueños, Ricardo Valderrama y Carmen Escalante. Tras la primera publicación bilingüe castellano-quechua en 1977, se hicieron tres reimpresiones hasta 1991; luego el libro fue traducido y publicado en alemán, inglés, japonés, holandés, noruego y polaco; pero no se había vuelto a publicar en el Perú; pese a ser tan conocido y referencial, y pese a ser un testimonio de una belleza y una dureza impactantes, que atrapa la sensibilidad no solo de especialistas, sino de cualquier lector. 

Para esta nueva edición nos parecía muy importante incorporar el nombre de Asunta al título (antes solo aparecía el nombre de él) y que la edición fuera completamente bilingüe; es decir que no solo la autobiografía de Gregorio y Asunta aparecieran en quechua y castellano; sino también el prefacio de Tom Zuidema, y el antiguo y el nuevo prólogo de Ricardo Valderrama y Carmen Escalante (que han sido traducidos al quechua). Además, el libro incluye fotografías actuales de cargadores de los mercados del Cusco.




-Sobre la antología de relato iberoamericano “Cusco, espejo de cosmografías”. ¿Por qué es importante estrechar lazos con tus pares tanto de la Región como de otros continentes ?

-Creo que la última década ha dado lugar al surgimiento y reconocimiento de un gran número de nuevos autores remarcables en el espacio compartido por América Latina y España; sin embargo, fuera del círculo de escritores y lectores conspicuos de literatura, en el Perú varios de ellos no han sido leídos, aun cuando son ya consagrados y viven en países vecinos. Lanzar una antología como esta significaba reflejar a través de un libro a esos ceques que partían en diversas direcciones del mundo desde el antiguo Cusco incaico; y al mismo tiempo, era una manera de invitar al público a aproximarse a la variedad de relatos y estilos literarios de 16 grandes autores de 16 países distintos, todos nacidos a partir de 1960. Ha sido como presentar un bufet exquisito que ofrece una diversidad de sabores, con el deseo de que los lectores puedan disfrutar de todos ellos o al menos encontrar algunos o muchos que les motiven a ampliar esas lecturas.

-¿Qué opinas sobre el desenvolvimiento de las editoriales independientes en el Perú?

-La mayoría de ellas está haciendo un trabajo estupendo y cargado de amor al arte pues el público lector en nuestro país sigue siendo escaso. Asimismo, en los últimos años, muchos de los títulos más celebrados por los críticos y por el mismo boca a boca de los lectores viene de estos sellos independientes que abordan la labor quijotesca de enfrentar a “molinos gigantes”, como las dificultades para distribuir, o la fuerte oferta que recibe el público de autores de la farándula o de libros que se venden como  manuales para ser feliz, que son los que venden más; como si la felicidad fuera una pastillita y no se la pudiera encontrar en el gozo de sentirse un ser capaz de volar cada vez que uno se ve desafiado, cuestionado o exprimido por una narrativa original.

-Ya que este 2014 has realizado una serie de viajes que han tenido que ver con tu participación en Ferias Internacionales de Libros, ¿cómo observas el trabajo de los sellos independientes comparado con otros países de la Región como Colombia y Chile, por ejemplo?


-La eclosión de editoriales independientes de calidad se está dando en todo el espacio iberoamericano; porque también está ocurriendo en España, Argentina, Ecuador, México... Es curioso ver que así como por un lado se da una tendencia mercantil y homogeneizadora que parece fagocitarlo todo; por otro surgen tantas editoriales independientes de gente que apuesta por autores o temáticas menos comerciales pero con gran potencial (en palabras de Carlos Fuentes podríamos decir que apuestan por el “long seller” en lugar del “best seller”). 

Aunque también habrá que pisar tierra para aprender en el camino el deber de ser sostenibles y no perecer rápidamente por falta de recursos. De otro lado, hay que decir que en medio de esa eclosión, no todo es trigo brillante, pues hay editoriales independientes que cuidan muy poco del proceso de edición, y hay algunas que dan cobertura a quienquiera ofrezca pagar por esos servicios, sin revisar la calidad de lo que se vaya a publicar. Aun así, tengo la impresión de que la mayoría de editoriales independientes está apostando por la calidad y la originalidad.