martes, 26 de mayo de 2015

El respeto a los seres vivos y la naturaleza, presente en el arte mágico de Wil Zender





Artista peruano, ha realizado dos exposiciones individuales en España y actualmente sus obras se comercializan en galerías y tiendas de arte de la capital y tiendas en línea de Norteamérica








Pintor, acuarelista y dibujante, las obras de Wil Zender recrean bellamente el género fantástico con especial énfasis en temas de la mitología, la magia, las criaturas angelicales, demoníacas, pero sobre todo los animales, que, unido a los personajes femeninos, son los principales protagonistas de sus trabajos artísticos, cuya belleza, armonía y misterio cautivan de manera inmediata. 

Dedicado al campo publicitario por varios años, Zender vivió por mucho tiempo en ciudades como Málaga, Miami, Toronto y Londres. Hace poco más de un año retornó al Perú, su país de origen, en donde se viene dedicando a la pintura a tiempo completo. Si bien su arte no es muy conocido en el país, este joven artista ha realizado dos exposiciones individuales en España y actualmente sus obras se comercializan tanto en tiendas norteamericanas en línea como en tiendas de arte de la capital.

Hace algunos días presentó una individual en la pequeña y acogedora galería Art Parodi de Miraflores, en donde expone sus últimos trabajos. Para charlar al respecto Lima en Escena fue en su busca.




- Wil, hablemos sobre tu obra. Como artista visual tienes una marca, ¿no?

-Sí, mis trabajos artísticos, es decir óleos, acuarelas, dibujos y una serie de productos, tienen una marca con la cual se identifican. Este nombre fue creciendo progresivamente. No la definí yo sino mis seguidores, tanto de Google+ (5,500) como los de Facebook (2,200). Los seguidores de Google+ son fundamentalmente extranjeros y comentan mis trabajos con frecuencia. A partir de sus inquietudes empecé a notar que mis obras iban por el camino de lo mágico, de lo lúdico, de lo inocente y espontáneo. También suelen ser irreverentes y coloridas, razón por la cual me he mantenido en esta propuesta estética.

-Para ser más específica, ¿tu propuesta artística se argumenta en el universo mágico?

-Así es. Siempre me atrajo una gama viva de colores que se ajusta más a una propuesta de tipo mágica o encantada. Por ejemplo, las personas de habla inglesa que siguen mi trabajo suelen definir mi estilo como “whimsical”, es decir, como algo que engloba lo fantástico, lo ameno y lo travieso.   

-Dentro de tus técnicas artísticas, ¿cuáles son los trabajos que mayor interés tienen en el público?

-Mis óleos son los que tienen mayor demanda. En menor medida las acuarelas y los dibujos, esto debido a que recién estoy empezando a salir del anonimato, como artista, en el país.

-Hablas de anonimato en tu propio país,  sin embargo debemos de destacar que en España realizaste dos individuales…

-Efectivamente. Hice dos muestras individuales en Málaga en el 2013. La primera en un instituto y la segunda en una galería ubicada en los interiores de una tienda de Cupcakes.

-¿Cómo llegas a la Galería Art Parodi en dónde ahora vienes haciendo una exhibición?

-A través de un contacto. La visité y tuve suerte que las chicas responsables de la galería se mostraran interesadas en mi obra.





-¿Tienes algún proyecto para salir del anonimato y visibilizar tus trabajos?

- Poco a poco trabajo en un proyecto al respecto. Por el momento aprendo a dividir la parte artística de la comercial, lo cual es importante para los artistas que deseamos seguir adelante. Por otro lado, estoy comercializando mis trabajos en algunas tiendas con miras a tocar las puertas de otras.

-Me comentaste que tu arte se comercializa a través de las tiendas online también…

-Sí, mis trabajos se venden en tiendas norteamericanas en línea en donde pueden adquirir mis cuadros. También se pueden comprar por medio de mi página web oficial. A través de ésta los clientes pueden acceder a toda la información de los cuadros y productos de la marca, y además pueden contactarme para cualquier consulta, como presupuestos, precios... En los Estados Unidos una serie de tiendas venden mi arte impreso en productos como postales, tarjetas de saludo, tazas, cojines y fundas para celulares, entre otros.

-¿Y gozan de una acogida en el mercado norteamericano?

-Mis trabajos tienen muy buena acogida en los Estados Unidos y Europa, donde la fantasía se encuentra mucho más difundida y en donde les parece atractiva una temática que conjuga el encanto, la serenidad y la admiración por el medio ambiente. Aquí en el Perú este tipo de arte de corte fantástico, a pesar de tener también acogida, es más difícil de difundir, por lo que debo hacerlo poco a poco.

-Los protagonistas de tus cuadros son en gran mayoría los seres que pueblan el mundo animal y da la sensación que están dirigidos particularmente al público infantil o juvenil. ¿Me equivoco?

-En realidad mi producción artística está dirigida a toda persona que mantiene el espíritu infantil y juvenil vivo dentro de sí misma. La serie Happy Animals, por ejemplo, posee una estética más universal y está dirigido tanto a niños como adultos.

-¿Cómo surge esta necesidad de recrear todos estos seres mágicos?

-Todo esto tiene una explicación sencilla: soy un gran admirador de la naturaleza y, especialmente, de los animales. Por ejemplo, estoy en contra del maltrato animal, es algo que me duele mucho. Además, estoy cansado de tanta violencia, razón por la cual muchos de mis trabajos están orientados más a temas de paz y defensa del medio ambiente. Mis temáticas proponen el respeto a los seres vivos, y creo que una de mis principales misiones como artista y ser humano es fomentar la protección y el cuidado que se merecen los animales y nuestra ecología.





-Tu arte recrea osos, conejos, zorros… incluso arañas…

-Viví en Pucallpa los primeros once años de mi vida, quizá a ello responda esta necesidad de llevar al cuadro los animales, entre estos las arañas. Uno de mis personajes más conocidos es justamente una arañita a la que le encantan los dulces, llamada Sophie. Soy fanático de los insectos y arácnidos.

-¿Cómo surge la vena artística?

-A la edad de los cinco años, a partir de una experiencia como espectador de un documental sobre Mickey Mouse. En este film se observaba a Walt Disney dibujando a Mickey y lo hacía con una celeridad tan impresionante que me dije: “Quiero dibujar como él algún día”.

-¿Y lo hiciste?

-Claro, aunque aún no logro dibujar a la velocidad de Walt Disney (risas). Eso sí, conservo mis dibujos de aquel entonces, los tengo todos guardados.

-¿De adulto optaste por seguir la carrera?

-Sí. Estudié en Artes de la Universidad Católica. Posteriormente estudié Diseño en Toulouse Lautrec y por unos quince años me dediqué a la publicidad y el diseño gráfico. Durante aquel periodo viví en España nueve años, donde me dediqué al campo publicitario en Málaga. Después vino la crisis y opté por la pintura. Empecé a dedicarme a las artes plásticas seriamente a partir del 2013.

-Pese al corto tiempo eres prolífico…

-Bueno, no paro de trabajar. Mis trabajos tienen demanda en otros países donde se comercializan y no puedo detenerme. Además, mis seguidores empiezan a preocuparse por mí cuando notan que no publico algo en las redes sociales por varios días. Es a ellos a quienes me debo como artista, y es por ellos que trabajo con tanto ahínco para sacar mi obra adelante.