miércoles, 27 de mayo de 2015

Katerina D’Onofrio: “En un futuro no muy lejano me veo escribiendo y dirigiendo”






Actriz protagonista de la reciente estrenada “Una historia original” ve con buenos ojos el desarrollo del teatro y el cine en nuestro país  




Foto: Javier García-Rosell



Cada vez que la observamos en escena nos quedamos literalmente embriagadas con su actuación. Verla desplazarse por el escenario dando vida a un sin número de personajes con solvencia y pulcritud interpretativa no hace más que corroborarnos que estamos ante una de las actrices más destacadas de su generación.  

Hace apenas algunas semanas la vimos emulando a la cantante y actriz alemana Marlene Dietrich, uno de los mitos del séptimo Arte en la obra PIAF. Por su exquisitez interpretativa se ganó la admiración y reconocimiento del público. Ahora es una de las actrices protagonistas de la reciente estrenada “Una historia original” de Vanessa Vizcarra. Antes la vimos en “El sistema solar” y “Karamasov”, ambas escritas y dirigidas por Mariana de Althaus. Asimismo destacó en la obra “16792” de Luisa Fernanda Lindo, entre otras muchas otras más.

Si bien Katerina D’Onofrio es una destacada actriz de teatro, cine y televisión, lo que nos ofrece en el tabladillo y en la pantalla grande (Las malas intenciones), constituyen trabajos de alta factura interpretativa. 

Para charlar al respecto Lima en Escena fue en su busca.


Foto: Rosana López Cubas



-Katerina, en estos momentos participas en una película nacional. Podrías hablarnos sobre este nuevo proyecto cinematográfico…

-Sí estoy trabajando en la nueva película del director Joel Calero “Lo mejor de la burguesía son sus vinos y sus mujeres”. Recién estamos en la primera etapa. Aún no empezamos los ensayos. Nos encontramos estudiando el texto, abordando la historia, los personajes…

-¿Qué temática explora esta nueva película de Joel Calero?

-Es la bella historia de una pareja, cada uno de distinta clase social en una coyuntura de guerra.

-¿Estamos ante un tema sobre la coyuntura sociopolítica de los ochentas?

-Es la historia sobre la juventud y sus sueños por cambiar el mundo y cómo la vida los cambia durante este proceso político. En aquella época las luchas sociales tenían un sentido, sin embargo, no cambiaron mucho la situación del país en ese momento.

-¿Consideras que abordar el tema de la guerra interna es recurrente?

-Si abordar el tema de la memoria referida a la guerra interna va impedir repetir estos actos violentos no tengo ningún problema en reflexionar y trabajar desde una mirada artística, en este caso el cine. En lo personal considero que deberíamos mirar para adelante. Llevar la paz en nuestro interior y empezar desde allí. Estos ideales de cambiar el mundo no han funcionado. ¡Es mi particular punto de vista!






-Acabas de terminar PIAF una obra que ha tenido un éxito rotundo. Actuación, dirección e historia. ¿Cómo ves esta experiencia  ahora que ya culminó?

-Lo que me llevo de Piaf es el encuentro con un bello elenco, con personas que se esfuerzan con ímpetu y apoyo sincero. La transformación de Patricia Barreto durante los ensayos y en escena me hizo admirarla y estar agradecida por tener tamaño talento en nuestro país. La idea de hacer tres personajes en tiempo récord fue también un reto loco y divertido, así como, encontrarle a cada uno su ritmo, su esencia, diferenciarlos bien y que sean creíbles. Me llevo también la amistad de todos, su convicción y empuje.       

-Marlene Dietrich, fue un personaje importante en el engranaje de todo este montaje. ¿Cómo fue su proceso creativo?

-Lo de Marlene fue un proceso delicado, de a pasos. Es difícil interpretar a un icono y no tener tanto tiempo en los ensayos y menos en escena. Las escenas de Marlene duraban poco. Tenía que concentrar, amalgamar muchas cosas de ella en mí en poco tiempo. La canción en un idioma distinto, entenderla, poder interpretarla con mucha técnica (que Marlene dominaba muy bien) se fue dando poco a poco sin pretender la mera imitación que también fue otra chamba. Darle  mi cadencia, lograr una comunión sin rebalsar los límites, no fue fácil. Espero haberlo hecho bien.  

-Hace unos días se estrenó “Una historia original”, una historia personal, local. ¿Cuáles son los principales atractivos de este montaje y de tu papel?

-En Una Historia Original hay un lenguaje particular, sensorial, en donde se entremezclan los sueños, los recuerdos, los deseos y los silencios. Lo que escuchamos dentro de nosotros mismos o cómo la intuición que cabalga sobre la razón nos permite entregar experiencias plenas, sanadoras, necesarias.

-Trabajas paralelamente en teatro y cine, dos segmentos artísticos que para muchos está en pleno auge. Tomando como referente este momento productivo podríamos afirmar que se puede vivir de ambas disciplinas…

-Me encantaría vivir del teatro y del cine, dos disciplinas con las cuales me identifico plenamente. Creo que se debe impulsar más el cine porque el teatro marcha más o menos bien. Los estrenos teatrales son más frecuentes y los estrenos de la cartelera cinematográfica deberían tener la misma frecuencia para desarrollarse de manera paralela.




Foto: Javier García-Rosell



-¿Cómo observas el crecimiento progresivo tanto del teatro como del cine?

- Soy optimista con respecto a su crecimiento. Estamos por buen camino. Tengo la mente positiva sobre todo este trabajo en el teatro, en el cine y en general en las artes escénicas. Estoy agradecida por todas las propuestas, la demanda de trabajo y la oportunidad que los directores o las producciones nos dan. Podríamos tener más. Contamos con los directores, los textos, las propuestas, lo que necesitamos son mas espacios convencionales y no convencionales como casonas, parques, anfiteatros, lugares mas experimentales con los cuales en buena medida se viene haciendo microteatro. 

- Te hemos visto trabajar en El sistema solar, Karamasov, ambas de Mariana de Althaus, en “16792” de Luisa Fernanda Lindo y ahora en “Una historia original” de Vanessa Vizcarra. ¿Cómo asumes cada papel?

-Todo mi trabajo en escena lo asumo con mucha entrega, dedicación y cariño. Cada proceso es distinto. Lo que prevalece es la música. Siempre hay una canción, un ritmo, una cadencia para cada personaje.

-Observamos una pulcritud en tu desenvolvimiento en escena…

-Mi trabajo en el escenario lo asumo sin miedo. Por miedo muchas veces dejas de hacer grandes cosas. Hay que tener la mente positiva. La actuación es asumir retos pierdas o ganes. Si se diera el caso de caer te levantas y sigues adelante. Mientras más atento al texto, al director, a tu intuición, al personaje y a tus compañeros de escena todo saldrá bien. No es nada fácil transformarte en otro yo pero se hace el intento. Actuar es una cosa de locos pero al mismo tiempo es una experiencia enriquecedora. 

 -Rosario García Montero, Mariana de Althaus, Luisa Fernanda Lindo, Vanessa Vizcarra. ¿Es pura coincidencia que te dirijan nuestras mujeres de cine y de teatro?

-Además del tema de la coincidencia ha sido una elección de mi parte porque a través de ellas he deseado expresarme desde mi papel de mujer y de actriz. Esa necesidad de crear o procrear me llama mucho. Hay una fuerza creadora que te empuja a ser cómplice de nuestras directoras tanto del teatro como del cine.

-Hace un puñado de años vienes laborando de la mano de nuestras directoras. ¿Qué opinas sobre su trabajo?

-Es un trabajo fuerte y honesto en todo sentido de la palabra. La sinceridad sin extensiones me atrae mucho. De las directoras que me han convocado admiro su fortaleza, su sinceridad, su trabajo, sus ideales…Son realmente admirables.

-¿Has pensado escribir o dirigir?

-Por el momento lo veo difícil. Como tú misma lo puedes observar acabo de terminar con la obra PIAF para entrar a Una historia original. En estos momentos contamos con Mariana de Althaus, Vanessa Vizcarra, Luisa Fernanda Lindo, Mariana Silva Yrigoyen, Norma Martínez, Claudia Sacha, Patricia Biffi, quienes escriben, dirigen y lo hacen maravillosamente bien. Así como ellas también están nuestros dramaturgos y directores. Me encantaría llegar a escribir y dirigir pero hay mucho trabajo en la actuación. En algún momento habrá la oportunidad.



-¿Qué nos puedes decir de tu trabajo en el cine?

-Las malas intenciones fue una maravillosa experiencia…

-¿En el teatro?

-Mi trabajo en El sistema solar fue muy intenso.

-¿Drama, comedia…?

-Me agrada el humor negro porque es tragicómico como la vida misma…

-Perdona que insista. ¿Tienes planeado escribir y dirigir?

-Definitivamente sí. Tengo un par de obras escritas allí esperando. Tengo el elenco. Me faltan las pelotas. En un futuro no muy lejano me veo escribiendo y dirigiendo.


Foto: Jeannine Motte